AMY

                                            Review por Lunatika



Cómo dije en el número 5 de nuestra revista digital, los verdaderos survival horror cada vez son más escasos. Ya sea porque el verdadero terror no vende y las empresas no le apuestan, o porque quienes  quieren hacerlo, mucha veces no tienen los recursos. Hacer un videojuego no es tarea fácil, no sale gratis. Y crear una nueva IP no es algo de todos los días. AMY es de esos juegos que prometía convertirse en un survival horror hecho y derecho, de aquellos de la vieja escuela. Pero fracasó, fracasó como le sucedió a I´m Not Alone o a Afterfall Insanity. La premisa e idea central de nuestro juego en cuestión y de los dos citados anteriormente eran buenas, pero ¿qué pasó? Oh! el factor dinero fue el que los aniquiló.




AMY se perfilaba como un "ICO con zombies", es decir, algo que difícilmente podría llegar a ser malo. Y de hecho, en teoría e idea, no lo es. AMY es un juego muy original y fresco, que plantea mecánicas de juegos variadas y entretenidas. Entonces ¿Cuál es el problema? La ejecución. Tanto AMY como muchos otros juegos indie hechos a las apuradas pecan en su apartado técnico. Y pecan de manera capital, a tal punto que merecen el infierno. No estoy hablando de bugs menores, estoy hablando de bugs que te arruinan una partida; te obligan a re-comenzar el juego; o directamente lo vuelven injugable. AMY está plagado de ellos. Y no importa cuántos parches le apliques al juego una vez lanzado, hay errores que no se arreglan si no desarrollas el juego entero desde cero.

¿Por qué AMY era toda una promesa? El hype que se formó alrededor de este juego no surgió del aire. AMY fue desarrollado por Paul Cuisset, el creador de Flashback, uno de los plataformas 2D más memorables de la historia. Además, la compañía detrás del desarrollo fue Lexis Numerique, responsables de joyas únicas como Inmemoriam y Experience 112. Sin duda teniendo este historial, yo, y unos cuantos gamers, lo esperamos con ansías en su momento. Y claro que fue todo un puñal en la espalda enterarnos que AMY es considerado por muchos analistas profesionales el peor juego del año. Ahora, la pregunta es ¿Es tan así? ¿Es realmente tan malo AMY? Pues, mi respuesta adelantada es "no". Luego de los parches de actualización que lanzaron, al menos la versión que se puede descargar de PSN actualmente, es muy jugable, y sólo retiene algunos bugs de IA y gráfica. Los cuáles son atroces, sí. Pero que no hacen  imposible el terminar la aventura. Pero bueno, comenzaré a detallar un poco más este juego. Comencemos con la historia.




Al comienzo del juego, la científica Lana viaja en tren con la pequeña Amy, una niña autista.  A través de una conversación telefónica se nos revela que ellas han escapado del centro Fenix, lugar en el que Amy estaba internada y era sometida a pruebas. Lana quiere llevarla a un lugar dónde esté a salvo. Claro que el tren sufre un "accidente", del cual Lana sale ilesa. Claro que no todo es genial, ya que a los segundos no enteramos que Amy está desaparecida.  A partir de aquí, la trama del juego será develada a través de conversaciones por radio, encuentros con otros personajes y demás. También quiero destacar que la única cinemática propiamente dicha es la que introduce al juego. El resto de los momentos cruciales del argumento no los narran en forma de "imagen estática al estilo cómic".  La historia, sin ser un derroche de originalidad, mezcla zombies, experimentos militares y telequinesis. Aunque debo decir que lamentablemente, no cierra del todo bien, ya que el final del juego es bastante abierto y deja al jugador con muchísimos interrogantes.

La jugabilidad está basada completamente en la dependencia simbiótica entre Lana y Amy. Por ende, y cómo imaginarán, se trata de un juego que explota mucho el modo cooperativo con una IA. De hecho, y ante todo, AMY es un videojuego de puzzles cooperativo.  En AMY tomamos el papel de Lana. Disponemos de una gran variedad de comandos, para controlar nuestras propias acciones y también para interactuar con la niña, la cuál es controlada en su totalidad por la IA. Sin embargo,  tenemos la posibilidad de darle órdenes, las cuáles serán vitales a la hora de realizar ciertas tareas. Lo interesante de todo esto es que Lana no puede permanecer lejos de Amy por mucho tiempo, de lo contrario, morirá. Este factor le da una pisca de adrenalina a los puzzles, ya que no sólo debemos pensar en cómo resolverlos, sino que también, debemos hacerlo rápido.




AMY además incorpora elementos de stealth. En el mundo post apocalíptico en el que nos encontramos, los enemigos y el caos abundan.  Y no hablo sólo de monstruos, sino también de un grupo de soldados que desde el comienzo del juego andan tras nuestros pasos, buscando que le entreguemos a la niña. La mayoría de los enemigos son simples, y podemos matarlos fácilmente. Sin embargo, hay otra gran cantidad de ellos que son mucho más fuertes que Lana. Entonces, no tendremos más salida que ocultarnos de ellos. Y a no olvidarse de Amy, ella está indefensa, tendremos que cuidarla en todo momento.

Y si bien da la sensación que los puzzles y el sigilo son los elementos principales del gameplay, el combate no se dejó de lado. Lana es una chica normal, no cuenta con un arsenal de armas, sino que se defiende con lo que encuentra a su paso, es decir, cascotes, barretas, palos, etc. Estas armas son efectivas contra casi todos los enemigos normales del juego. Y debo decir que si bien el combate luce tosco, la mayoría de ellos mueren de uno o dos golpes (en dificultad normal). Por eso creo que la mayoría de los jugadores no encontrarán en AMY un juego difícil. Incluso los puzzles son sencillos.

Y si bien el gameplay es variado y no llega a sentirse repetido, tiene sus problemas en otros aspectos. Lo primero que notarán son los problemas de cámara, la cual se comporta de forma extraña, sin poder darnos un ángulo apropiado en muchas ocasiones, a veces evitando que veamos a nuestros enemigos o que los enfoquemos bien. Otro gran problema reside en la IA de Amy, la cuál es desastrosa en partes. Ocurre en muchas situaciones que la niña no obedece nuestras órdenes. La IA de los enemigos no es muy buena tampoco, la mayoría son predecibles en sus movimientos y ataques. También se dan los típicos problemas de físicas, que nos regalan una que otra muerte (Lana trabada contra una pared, no puede escapar, el monstruo la mata). Y lamentablemente, problemas más grosos, cómo objetos que no aparecen o algunos que no se dejan recoger si no te posicionas de tal forma.

 



Algo interesante para mencionar es el sistema de grabado de partida del juego, basado en checkpoints. El mismo fue corregido en los últimos parches de actualización, ya que el original era poco misericordioso con el jugador. En las primeras versiones de AMY estábamos obligados a jugar los capítulos de una sola sentada, si no lo hacíamos, debíamos jugarlos todo de nuevo, ya que al salir de la partida, el juego no guardaba los checkpoints dentro de cada capítulo. Además, originalmente poseía uno o dos checkpoints por capítulo, lo que hacía que una muerte significara volver muchísimo progreso hacia atrás.

El apartado gráfico es bastante penoso y desigual. Si bien los modelados de personajes y muchas texturas tienen un buen trabajo de detalle y una buena resolución, todo esto se ve estropeado por problemas de framerate. Además, algunas texturas se ven lavadas y planas, las cuáles contrastan de manera muy fea con otras que si tienen un detalle mayor.   Creo que lo único que han logrado bien en este aspecto es recrear con gran minuciosidad los daños en el cuerpo de Lana, los cuáles se reflejan en tiempo real. Por lo demás, y en general, se dan muchas fallas gráficas durante el combate o en la interacción con otros personajes (superposición de texturas, colisiones contra objetos invisibles, etc).

En cuanto al apartado sonoro, creo que no puedo quejarme. El voice acting no está mal, para nada. Es una pena que el apartado gráfico berreta no permita que las voces estén sincronizadas con los movimientos de los labios. La banda sonora hace un trabajo interesante. Lo mismo voy a decir de los sonidos, los cuáles cooperan magistralmente con la iluminación para lograr una buena atmósfera.



Conclusión

Tras terminar el juego, la sensación que experimentamos es de desilusión. Vuelvo a decirlo,  el problema de AMY no radica en la propia concepción del juego, que plantea elementos interesantes, con un gameplay muy bien diseñado; el problema surge en su ejecución técnica. Al jugar AMY, todo el tiempo viviremos la triste sensación de saber que si al juego se le daban unas semanas más de desarrollo, el mismo hubiese sido todo un éxito. Quizás sus desarrolladores puedan arreglar un poco los errores que le quedan con futuros parches, pero por ahora, AMY es una aventura que sólo recomiendo a los verdaderos fans del horror, que aún tengan dentro de sí el bicho de la curiosidad, y tengan ansías de probar de vez en cuando un juego diferente. Si logran conseguirlo por 5$, cómprenlo, al fin y al cabo, no es caro. 5$ es el precio de muchos "mini juegos" casual que andan dando vueltas por ahí. Y por más pobre que sea la optimización de AMY, no deja de ser un survival horror y por ende, vale más cómo juego que cualquier videojuego casual.

Aún así, siento que la mayoría de los analistas que condenaron el juego a un 2/10, no lo han terminado. A mi entender, un 2/10 es un juego injugable. AMY no sólo no es difícil, sino que es corto y ofrece elementos de gameplay interesantes durante toda la campaña. Y los parches de actualización le sentaron bien. Sólo requiere un poco de paciencia. Aunque bueno, eso no quita que se trate de uno de los peores juegos del año ¿No?


Nota Final

4.5
Comments