Black Mirror II

                                                            Review By Lunatika



Determinismo biológico: el horror está en tus genes...

Siete años después, finalmente los aficionados al género de la aventura gráfica reciben la esperada secuela de The Black Mirror, uno de los títulos que más intriga ha dejado en los últimos años. En esta segunda parte volveremos a Willow Creek junto a un nuevo protagonista y poco a poco iremos adentrándonos, una vez más, en el oscuro misterio que rodea al linaje de la familia Gordon y su trágico devenir.

The Black Mirror fue un juego que en definitiva planteó más dudas que las que aclaró. Y fácilmente se puede decir que su final no dejó contento a nadie. Por eso la compañía independiente Cranberry Production ha decidido lanzar una secuela para este juego de 2003, a la que llamó Black Mirror II y es este el título que nos ocupa en el análisis de hoy.



Haz click en la imagen para verla en tamaño completo.


Jugabilidad

Muchas veces cuando una franquicia es acogida por una nueva empresa, el resultado que se obtiene es un juego que está muy lejos de ser apreciado por los jugadores que adoraron las entregas anteriores. Sin embargo, el caso de Black Mirror es a la inversa: esta segunda parte es superior a su antecesor en todo aspecto.

Volveremos a encontrarnos con una aventura gráfica de estilo clásico que se vale de una interfaz point & click para interactuar con el medio. De esta forma notamos ya desde el principio del juego como Black Mirror II sigue apostando por la jugabilidad clásica, propia de los orígenes del género. Ofrece una importante cantidad de puzzles para resolver, de variada dificultad y temática. Además, poseemos el dichoso inventario (infaltable en un juego de aventura gráfica) el cual iremos llenando de varios objetos, para luego ir examinándolos y de esa forma utilizarlos para interactuar con los escenarios y así resolver múltiples acertijos.

También contaremos con un sistema de ayuda, que puede ser activado o desactivado a nuestro gusto. Tendremos a nuestra disposición un diario que funciona a modo de monitor de tareas y que siempre podremos consultar para saber cuál es nuestro objetivo actual y de esa forma nunca estar atascados.

Algo que me parece interesante destacar es que Black Mirror II cuenta con la opción de elegir el nivel de dificultad en el que se quiere jugar la aventura. De esta forma el juego se adapta a todo tipo de jugadores. Aquellos más veteranos jugarán en modo normal y lidiaron con todos los acertijos y puzzles del juego. Pero aquellos que recién se adentren en el género de la aventura gráfica pueden elegir jugar en modo fácil y así no tendrán que perder tiempo resolviendo ningún enigma. De esta forma podrán disfrutar tranquilamente de la historia.

Al igual que en la primera entrega, esta secuela cuenta con secuencias en las que el protagonista puede morir. El factor “muerte” es algo casi inexistente en el género de la aventura gráfica point & click. Solía verse más en las primeras aventuras gráficas de LucasArts y más que nada en las de Sierra Online. Este elemento de “muerte” no es muy querido por los gamer aventureros, pero yo lo considero un agregado interesante para brindar variedad y algo de dificultad a la experiencia jugable.




La historia

Dejando un poco de lado la jugabilidad, algo importante en un videojuego de aventura es que cuente con una buena historia. Hay géneros que pueden prescindir de narrar una, pero este no es el caso.

En Black Mirror II seguiremos a Darren Michaels, un universitario que pasa su verano en el tranquilo pueblo estadounidense de Biddeford en Maine. La vida transcurre de manera tranquila y rutinaria, quizás demasiado monótona para gusto del joven Darren y su espíritu revolucionario. Pero toda esa monotonía llega a su fin cuando conoce a Angelina, una hermosa estudiante de periodismo cuyo encuentro con Darren se da de casualidad, aunque poco a poco se irán frecuentando cada vez más seguido y de forma no tan eventual. El joven Michaels se ve envuelto en un espiral de crimen, asesinatos, chantaje y maldiciones que al parecer se remontan a su linaje ancestral. Black Mirror II es un juego en el que la duda entre una explicación racional y una sobrenatural carcomerá la mente del jugador y lo llevará a querer terminar esta aventura sin pausa alguna.

Argumentalmente, Black Mirror II repite muchos recursos de guión ya vistos en la primera entrega, en especial la vuelta de tuerca al final. Muchos eventos y pistas serán mejor entendidos durante la aventura si has jugado la primera entrega. Sin embargo, no es necesaria jugarla ya que esta secuela es también una especie de Remake, porque toma lo necesario de la historia de Samuel (protagonista del primer juego) y vuelve a recontarlo de manera resumida, y así establecer un vínculo entre este hilo argumental y la historia de Darren. Lo cierto es que si jugaste The Black Mirror, en esta segunda parte no encontrarás nada sorprendente ya que muchos misterios podrás predecirlos. Pero te encontrarás con la grata sorpresa que muchos elementos inconclusos del primer juego se te explicarán de forma más clara en esta segunda entrega.

Con un inconcluso final que muchos han etiquetado de “malo”, Black Mirror II necesita si o si de una secuela para hacer valer su historia. Suponiendo el caso hipotético que Black Mirror III nunca hubiese existido (afortunadamente salió a la venta en Europa a principios de este 2011, aunque únicamente en alemán y esperamos versión en inglés para este mes), Black Mirror II sería uno de esos tantos juegos cuya historia deja un horrible sabor de boca, amargo como ninguno.

Es destacable el excelente nivel con el que comienza a desarrollarse la historia durante los primeros episodios del juego. Hasta la mitad, se muestra como un Thriller inquietante, lleno de suspenso y muy bien llevado adelante. El ritmo de la historia comienza lento y los detalles se van revelando de manera minuciosa y se logra atar al jugador a la pantalla y obligarlo a seguir jugando. Sin embargo, me apena comentarles que Black Mirror II es otro de los tantos juegos que pierde fuerza en la recta final, se encamina apresuradamente hacia una conclusión y se suceden tantos giros argumentales de forma seguida que se termina mareando al jugador. Y lamentablemente, existen muchos hilos argumentales secundarios que quedan en un limbo y que realmente se ven interesantes y sería muy bueno que la tercera entrega los termine de cerrar.

El juego pierde un poco su línea narrativa en los últimos capítulos donde se suceden una serie de puzzles que están mal integrados en la historia y son prácticamente poco lógicos. (SPOILERS!: Algunas de las acciones para obtener los cuatro símbolos para abrir la caja en el cuarto de Bites son simplemente incoherentes en la trama. Y un ejemplo más claro que demuestra que hay puzzles que carecen de coherencia y continuidad en la trama: Darren dice durante el juego repetidas veces que no sabe nada sobre plantas, sin embargo uno de los puzzles de inventario se resuelve gracias a cierta información que el chico sabía de un arbusto en particular ¿No era que desconocías de botánica querido? ¿O me vas a decir que justo acerca de esa planta conocías información?FIN DE LOS SPOILERS!)

Los personajes están muy bien desarrollados gracias a la cantidad de escenas dialogadas que tiene el juego. Conocemos muchísimos datos de ellos en las charlas, sobre todo del mismo Darren quien expone su opinión en base a casi todos los objetos y personas que encuentra durante el juego. Podemos decir que este joven es un personaje bastante estereotipado porque es el típico adolescente rebelde y antisocial. Sin embargo, creo que este personaje queda muy bien en la aventura ya que ayuda a proveer de trasfondo histórico a la historia y de esa forma, ubicarla de manera más realista. Es infinita la cantidad de críticas que se le hace al sistema capitalista y a la sociedad actual, sin duda cada personaje tiene su propia personalidad y su forma de ser bien marcada, más allá de estar estereotipado o no.

De esta forma se da como resultado un juego con una historia muy interesante que si bien “derrapa” un poco al final, en general está muy bien.




Otros aspectos

El apartado gráfico de Black Mirror II cumple muy bien y es de lo mejor que se vio en el género de aventura gráfica en los últimos años. Como ya dije anteriormente, es un juego de corte clásico en todo aspecto y sigue apostando por los gráficos 2.5D, luciendo bellos y detallados fondos prerenderizados y personajes modelados en 3D.

Los escenarios se logran muy bien gracias a los efectos atmosféricos animados que dan dinamismo y vida a los mismos. Los personajes no están del todo mal pero como contra encontré un poco despreciable el hecho que los personajes no gesticulen muy bien al hablar.

El juego tiene pocas cinemáticas en CGI, limitándose a mostrar una al final de cada capítulo y otras dos de presentación y cierre de la aventura.

En cuanto al sonido, todo está bien logrado, va parejo en calidad. No tiene ningún aspecto destacable salvo el excelente doblaje inglés. De todas formas, la banda sonora cumple muy bien lo suyo y presenta temas musicales muy profundos y melancólicos que se apegan muy bien a la atmósfera e historia del juego en general.



En conclusión, Black Mirror II es en promedio una aventura gráfica muy buena que recomiendo tanto a jugadores veteranos en el género como a iniciantes. Creo que en jugabilidad nadie se sentirá decepcionado. Sin embargo, debido a su argumento creo que este título se enfoca más en aquellas personas que quieran jugar algo de tinte más serio y maduro, que posea un humor algo crudo; y además, para disfrutarlo al máximo deben ser personas que gusten de las historias en las que no todo es color de rosas.

Los que ya terminamos el juego esperamos ansiosos la salida de Black Mirror III para así poner fin a la historia de los Gordon ¿Podrá Darren evitar su trágico destino? Ya veremos…


Nota Final:

8.5

Comments