Dead Space 2
                                                    
Review By Lunatika





Bajo la premisa de “ser más terrorífico que su predecesor” y luego de prometer que resucitaría al género survival horror, sin duda Dead Space 2 creó muchas expectativas, muchísimas más que su antecesor. Tres años después de la odisea vivida en la nave USG Ishimura, Isaac Clarke regresa para descubrir que la plaga que alguna vez acechó a la citada nave minera se propagó más allá de los límites y trascendió fuera de ella, para alcanzar a una metrópoli espacial conocida como The Sprawl. Manteniendo la esencia de su predecesor, Dead Space 2 pule a la perfección todos los elementos que en la primera entrega de alguna forma se sentían algo flojos. ¿Dead Space 2 es mejor que el original? Sigan leyendo y juntos descubriremos la respuesta.



Utilizando el mismo motor gráfico, Dead Space 2 perfecciona el apartado visual logrando un mejor acabado si se lo compara con su antecesor. Los modelados de personajes están mucho mejor logrados, sobre todo sus rasgos faciales que son dignos de admiración.

Si bien la dirección artística del juego mantiene lo visto en el juego original, en esta secuela los escenarios tienen un grado de variedad mucho más elevado que el visto en Dead Space y se alejan mucho de los clónicos pasillos monótonos que recorríamos en el primer juego que lograban incluso fastidiar al jugador. Estando dentro de una ciudad es más fácil dar complejidad a los escenarios y hacerlos más detallados. De esta forma recorreremos todo tipo de escenario urbano imaginable.

Por lo demás, el juego sigue siendo lineal. El hecho de estar en una ciudad no se explota lo suficiente y no nos brindan la posibilidad de recorrer ampliamente los escenarios como de alguna forma si lo hace Bioshock. Quizás el ejemplo citado sea algo inoportuno, pero si nos ponemos a pensar, Dead Space y el shooter de Irrational Games tienen muchísimo en común.

El tratamiento cinematográfico que se le da a este título es sublime. Los ángulos de cámara son un gran avance, además del correcto uso de la iluminación y las sombras en las cinemáticas. Combinadas con diálogos correctamente actuados, que si bien esto puede parecer algo obvio, el primer Dead Space carecía prácticamente de escenas dialogadas dignas ya que Isaac no contaba con un actor de voz. Si, así es, no hablaba en todo el juego.



En cuanto a la jugabilidad se mantiene el mismo concepto y la calidad técnica ya vista, pero se utiliza una nueva forma de ponerlo en escena. Dead Space 2 es claramente un videojuego más volcado a la acción que la primera entrega. Esto se evidencia por el claro aumento de la presencia de enemigos en los combates y por el rompimiento de esquemas de la cámara en tercera persona que se da en varias situaciones. Citando algunos casos, existirán animaciones en tiempo real en las que un enemigo nos tomará por sorpresa y durante la cinemática deberemos dispararle para librarnos de sus garras.

Por lo demás, la estructura se mantiene. El desmembrar a los enemigos sigue siendo la clave para la victoria. La existencia de estaciones de compra de munición, armas y objetos sigue vigente. El arsenal prácticamente es el mismo y aún contamos con los conocidos bancos de mejora, en los cuales podemos optimizar las capacidades y el potencial de cada una de nuestras armas, así como también el de nuestro traje.

Volveremos a incursionar en el espacio y por ende volveremos a vivir las ya conocidas sesiones de gravedad cero. Y de hecho, estas mejoran mucho con respecto a las vistas en el primer juego. Isaac tiene un nuevo traje y con él nos llega la posibilidad de realizar movimientos más libres y de mayor precisión. Recordemos que en Dead Space simplemente teníamos la opción de saltar de una pared a otra. Esta vez comandaremos a Isaac de una forma tan libre que prácticamente estaremos volando como si de un cohete se tratara.

Contando con 5 niveles de dificultad, los tres primeros niveles ofrecen una experiencia idéntica a la ya vista en el primer juego. Sin embargo, y cumpliendo con lo prometido, Visceral Games preparó a los dos últimos niveles de dificultad como una experiencia de survival horror hecha y derecha sólo apta para veteranos en el género.

Además, volveremos a encontrarnos con los puzzles y rompecabezas ya vistos en el primer juego. La mayoría de ellos sigue la misma línea y se resuelve siguiendo la misma modalidad por lo que en este aspecto podemos decir que sentiremos que estamos jugando el mismo título.





Esta secuela incorpora también un modo multijugador, ausente en el Dead Space original. El mismo consta de un modo versus, humanos contra necromorfos. El mismo vendría a ser un calco del ya conocido modo versus con el que cuenta el shooter de Valve Left 4 Dead pero con más limitaciones. La facción de los humanos es representada por clones de Isaac quienes tendrán a su disposición el arsenal visto en el juego. Los jugadores que escojan ser parte del equipo de los alienígenas tendrán la posibilidad de experimentar con las distintas habilidades que tiene cada uno de ellos.

El sonido es majestuoso. El apartado sonoro del juego es uno de sus puntos fuertes. No sólo por la música que nos acompañará al visitar los oscuros escenarios de The Sprawl y parte del Ishimura; sino también los efectos FX, atronadores. Sublimes como los de su predecesor. Además, se continúa jugando con el uso del silencio. Si hay algo que el primer Dead Space nos mostró es que un lapso sin ruido alguno puede ser más inquietante que cualquier sonido extraño que escuchemos. Dead Space 2 mantiene la línea y nos sorprende una vez más.



Pero si existe un apartado en el cual Dead Space 2 pega un salto agigantado de calidad con respecto a la primera entrega es en la narrativa. Si bien no llega a ser perfecta, está muchísimo mejor llevada. El nivel de intriga es constantemente alto y los personajes tienen un mejor trabajo de transfondo y personalidad. La historia que si bien está puesta en un segundo plano ya que el juego se centra totalmente en la acción, se aprecia mucho más que la vista en Dead Space. Esta secuela de alguna forma nos presenta una línea argumental que se mantiene desde un principio hasta el fin del juego, entrelazándose con arcos argumentales secundarios que se conectan con la primera aventura.

Claro que Dead Space 2 aún tiene puntos flojos que enmendar. Al igual que la entrega anterior todo nuevo esquema que introduce, lo repite hasta el final del juego lo que hace que la experiencia sea un tanto repetitiva en ocasiones.

Muchos de los objetivos el juego siguen sin tener un sentido acorde con la narrativa y no hacen más que romper el nivel de inmersión que teníamos si es que estábamos siguiendo la historia. Si hay algo que evidencia que una narrativa es pobre es la pluralidad de objetivos y misiones sin relevancia alguna, que están puestos meramente para alargar la experiencia y que tranquilamente podrían ser extraídos porque no aportan nada al argumento central. Creo que esa es la forma más justa de caracterizar a este juego.

Además, la excesiva presencia de enemigos en los combates rompe totalmente con el factor sorpresa y psicológico que tenía Dead Space. Esta secuela claramente provoca menos miedo en el jugador que el primer título, más que nada por repetir la fórmula para provocar sustos. El primer juego logró dar saltos a más de un jugador, pero si nos ofrecen una secuela que utiliza la misma técnica para asustar, terminamos acostumbrándonos para finalmente olvidarnos del factor terror y centrarnos más que nada en el encuentro con el enemigo y en cómo matarlo. Se logra un equilibrio perfecto entre la acción y el horror, pero más centrado en el gore, por lo que esta vez el miedo que sentimos es casi nulo.




En conclusión, Dead Space 2 no trae consigo una diferencia sustancial con respecto a su antecesor. En esencia sigue siendo el mismo juego, pero claramente existen unas pequeñas grandes diferencias que se dan por presentar el mismo esquema pero puesto en escena de una forma distinta. De esta forma llego a la conclusión que esta secuela es un producto de calidad superior, pero que aún no llega a ser perfecto.

El multijugador nos pasa desapercibido lamentablemente, ya que no logra mantener la exquisita atmósfera que se da en la campaña single player. La magia de Dead Space se basa en la soledad y en el factor sorpresa que sólo puede experimentarse jugando de forma solitaria.
Visceral Games nos sorprende logrando crear uno de los mejores shooters dentro de la generación actual de consolas. Y si bien no logra formar parte del género survival horror en el sentido más estricto, tiene muchos elementos del mismo lo que harán que este juego de acción no sólo agrade a los novatos en el género de horror sino que también muchos veteranos lograrán apreciarlo.


Lo bueno:
-Excelente nivel técnico, sobre todo en el sonido.
-Varios niveles de dificultad y jugabilidad adaptable muy fácilmente al jugador.
-Buen desarrollo narrativo.

Lo malo:
-A nivel jugable, se repiten muchos conceptos del original y no se aprovechan al máximo otros que se introducen en esta secuela.
-El modo multijugador está puesto a la fuerza.



Nota Final:
9



Originalmente publicada en SHD Magazine Número 4 - Febrero 2011. Archivada de allí.

Comments