Don't Starve Review By Lunatika

Don't Starve

                                                            Review por Lunatika

La gente de Klei Entertainment, creadores de Mark of the Ninja y Shank, nos traen un título que no sólo presenta la misma calidad de sus trabajos anteriores, sino que encima se trata de una de las propuestas más originales e interesantes de lo que va del año. Su nombre es Don’t Starve y me gusta definirlo como una suerte de “Minecraft meets Tim Burton”.

Se trata de un juego en el que sobrevivir a las hostilidades del ambiente es más difícil que en los primeros Resident Evil; al igual que evitar caer en locura termina siendo una tarea más ardua que lo visto en Amnesia The Dark Descent. Suena interesante ¿no? Sin duda. Este jueguito es todo un reto. Y no sólo eso. Les aseguro que cuando le den la primera probada no van a poder soltarlo. Es adictivo como pocos y sumamente divertido.



 Sobrevivir, una tarea difícil pero... divertida

Don’t Starve es un videojuego que con pocos elementos logra que los jugadores vivamos toda una aventura. Con una introducción corta nos presentan a Wilson, un científico que es enviado a un mundo extraño y terrorífico por el mismísimo diablo. Y bueno, antes de dejarnos solos, la única instrucción que nos da es “búscate algo de comer antes de que caiga la noche”. Y aquí llega nuestra tarea, nada sencilla si tenemos en cuenta la cantidad de amenazas naturales y los muchos enemigos mortales que aguardan en este agreste mundo salvaje.

Nuestra misión consistirá básicamente en intentar sobrevivir la mayor cantidad de días, luchando contra todo tipo de factores que nos jugarán en contra; desde las condiciones climáticas, hasta los animales autóctonos y algunas amenazas sobrenaturales. Y así es como nos dejan a la deriva, en un mundo lleno de recursos, con un inventario vacío al que rellenar. Muy al estilo Minecraft, Don’t Starve nos propone utilizar la imaginación y la lógica para empezar a combinar distintos recursos y terminar construyendo todo tipo de herramientas, estructuras y objetos.

Al principio estaremos desconcertados, no sabremos para qué sirve cada recurso que encontremos ni sabremos cómo combinarlos. Y si bien disponemos de un menú que nos muestra los elementos que necesitamos para cada crafteo, a veces las descripciones de los objetos no son explícitas o directas, sino que son un chiste o una metáfora y hay que adivinar la función del mismo.  Pero con un poco de paciencia y con ganas de de aprender al estilo “prueba y error”, le tomarás la mano en poco tiempo.

La interfaz de Don’t Starve es bastante intuitiva, al igual que su control. Nos desplazaremos por el terreno con el mouse al estilo Point&click, y podremos girar la cámara con el teclado. La navegación por los menúes de crafteo y el inventario es en tiempo real y también se realiza con el mouse. Además de ello, en la pantalla encontraremos tres indicadores muy importantes, que designan nuestro apetito, nuestra salud mental y nuestros puntos de vida. Junto a ellos se encuentra un contador de días que está dividido en colores que indican la duración del día, el atardecer y la noche.

Lo más interesante del gameplay de Don’t Starve es que el juego propone su propio ciclo de vida. Como ya dije, el tiempo corre y los días pasan; y así se dan las transiciones de estaciones ¿Se pensaron que el invierno no vendría a cagarnos la vida? Se equivocaron. Además, todos los elementos del juego presentan cambios que reflejan paso del tiempo: la barba del protagonista crece; los cultivos tardan varios días en estar listos para la cosecha; los árboles se secan; los pastizales crecen, etc. Y si esto les parece poco, el broche de oro que termina de darle vida a todo ese mundo de fantasía son las interacciones entre los NPC. Les doy un ejemplo para que entiendan mejor: es muy común ver como un nido de arañas gigantes se devora a un chancho que justo pasaba por allí.

Se imaginarán entonces que, teniendo un mundo tan dinámico, cada partida será diferente. Siempre iniciaremos la aventura en un punto aleatorio del mapa y tendremos que empezar a recorrer los distintos biomas para finalmente decidir un lugar dónde acampar y establecer nuestro refugio. El mundo de Don’t Starve es inmenso, nos costará muchos recorrerlo y deberemos ser perspicaces a la hora de elegir el lugar ideal para asentarnos. Puede que al principio nos cueste hasta que nos demos cuenta de las ventajas y desventajas de cada bioma. Pero para hacer la tarea más fácil, el juego incorpora una opción de personalizar el mundo. De esta forma podremos elegir eliminar algunas amenazas y aumentar la cantidad disponible de algunos recursos útiles, como la roca, los árboles, zanahorias y demás.


Muchos modos de juego. Muchos personajes. 

Al morir termina nuestra partida, y luego de eso recibiremos una cantidad de experiencia directamente proporcional a la cantidad de días que hemos sobrevivido. Estos puntos nos sirven para desbloquear nuevos personajes, quienes a diferencia de Wilson, tienen una habilidad especial. Hay dos personajes extra (de un total de ocho) que se desbloquean de otra forma, pero esto no es una guía, así que dejaré que lo descubran por su cuenta.

Además del modo de juego principal, un sandbox orientado a la supervivencia; Don’t Starve incorpora distintos minijuegos, que incluyen dungeons y caves con distintos niveles, al estilo RPG. También existe el llamado Adventure Mode, el cual nos propone un objetivo fijo: reunir 4 piezas para construir un objeto y así transportarnos a otro mundo. Esta modalidad cuenta con 5 niveles open World. Al completarlo recibiremos una recompensa.

Como verán, se trata de un título que propone muchísimas horas de juego. Aunque lo cierto es que, probablemente, luego de las 15 horas empieces a sentirlo un poco repetitivo. O quizás antes. Es cierto. A la larga las partidas terminan en lo mismo. Pero todo depende del tipo de gamer. Lo bueno es que se trata de un juego en constante actualización y desarrollo. Todos los meses le agregan objetos y seres nuevos que hacen que el mundo sea cada vez más basto.



Apartado técnico: gráficos y sonido

El apartado técnico de Don’t Starve es modesto. Sin embargo, si hay algo en lo que destaca es en el trabajo y cuidado que presenta su estética y dirección de arte.

A nivel visual todo luce como si estuviese dibujado a mano por el mismísimo Tim Burton. Presenta una minuciosidad en el detalle de cada escenario y de cada individuo que sólo deja ganas de elogiar el gran trabajo de Klei. Con Don’t Starve han superado a todos sus títulos anteriores en lo que respecta a “agradar a la vista”.

Los menúes son simples, y como suele pasar con muchos juegos, no permite modificar muchos parámetros gráficos. Pero considerando que se trata de un título liviano, la mayoría de los gamers no va a tener problemas para correrlo, incluso en calidad visual máxima.

Pero no puedo dejar de mencionar el sonido, donde la cosa tampoco decepciona. Si bien Don’t Starve carece de voces y sólo presenta efectos ambientales básicos, la música posee la capacidad de transmitir perfectamente la onda humor negro y la desesperación.  Aunque tampoco esperes algo memorable, cumple con su cometido, pero francamente es muy difícil que tengas ganas de escuchar alguno de los temas musicales fuera de las partidas.


Palabras Finales:

Don’t Starve es un juego con el que terminarás teniendo una relación de amor y odio durante tus primeras sesiones de juego. Será difícil, pero no podrás soltarlo. Luego de pasadas unas 10 horas de juego como mínimo, probablemente le tomes la mano y termines por ver casi todo lo que tiene para ofrecer. Y si… Porque si bien se trata de todo un coctel de variedad, al no contar con un incentivo mayor al “¡Sobrevive el mayor tiempo que puedas!”, lo más probable es que a muchas personas se les haga repetitivo. Sin embargo, si eres de ese tipo de gamers que quieren un desafío realmente difícil y tienen ganas de enfrentarse a un reto ¿Qué esperas? Debes jugarlo. Te tendrá pegado al monitor por varias semanas, lo aseguro. Original, adictivo, y sólido como pocos. 

Lo bueno:

-Propuesta de juego sumamente original

-Gameplay muy variado

-Dirección de arte maravillosa 

-Dificultad "a la altura" de lo que debería ser un juego de supervivencia 


Lo malo:

-Apartado técnico atrasado

-Puede hacerse repetitivo


Nota Final:

8


Comments