Haunting Ground

                                                                    Review por Lunatika


Todos estamos un poco locos, en algún u otro aspecto.

Miedo. Terror ¿Pánico? La desolación no es el principal problema de la inocente y sencilla Fionna, quien en una oportunidad despierta semi desnuda en un aposento medieval. Porque claro, por más desamparada que se sienta, el verdadero tormento yace en que no está sola. Firmes ojos la observan.

Perdida en un desolado y oscuro castillo; asechada por los más insanos personajes jamás vistos en un survival horror y para colmo, sin un mero recuerdo de quién es y qué hace allí; Fionna Belli debe hallar la salida a ese espantoso lugar, pero claro, no será fácil. La vía de escape está lejos y la extraña curiosidad de Fionna la obliga a meterse más en el enredo, sólo por querer descubrir el oscuro secreto que la trajo hasta allí. Hay cosas que es mejor no saberlas.

Acusado de cargar grandes similitudes con la veterana saga Clock Tower, Haunting Ground, conocido como Demento en Japón, de alguna forma logra distanciarse de su fuente de inspiración y consigue una identidad propia, convirtiéndose en uno de los más extraños, bizarros e impares videojuegos de la consola Playstation 2.



Con un aspecto gráfico muy bien cuidado y una atmósfera más que envolvente, este título cuenta con un apartado visual maravilloso, apreciable sobre todo en los escenarios: detallados, variados y amplios, con un acabado dotado de hermosura. La recreación de la atmósfera medieval es muy buena, estéticamente acorde a la época, con un uso de la iluminación y las sombras muy conforme al ambiente y a los fondos.

Los modelados de personajes no están mal, tienen un detalle medianamente alto y cumplen muy bien para un juego de su época.

En cuanto a jugabilidad, Haunting Ground es un juego en tercera persona en el que tomaremos el papel de la desgraciada y ya mencionada Fionna. Durante toda la aventura simplemente nos limitaremos a explorar el lugar y escapar de las inminentes amenazas que encontraremos en distintas áreas. Ya sea por A o por B, siempre existirá un enemigo que tendrá extrañas intenciones y hará lo imposible por poseer a Fionna. No podemos dejar que esto suceda, pero no tenemos un arma o forma de defensa efectiva. O eso creerás hasta que te topes con Hewie, un simpático y valiente pastor alemán blanco. Como Fionna podremos dar órdenes al animal para concretar nuestros objetivos. Tendremos comandos para exigirle que ataque a un enemigo, que corra a nuestro lado, que se quede quieto o que rastree la zona en busca de objetos relevantes. Y bueno, como buen dueño, cuando Hewie haga algo bien podrás recompensarlo. Pero ojo, no dejes que este tierno perrito haga de las suyas, si Hewie no hace caso puedes darle una reprimenda también. Un reto no hace mal a nadie.

Ahora, si dije que nuestro perruno compañero era valiente, Fionna es todo lo contrario. Uno de los elementos a destacar del juego es el medidor de cordura, o más bien diría, la posibilidad de que nos den ataques de pánico. Cada vez que veamos u oigamos algo inusual, nuestra querida amiga sentirá miedo y comenzará a gritar o, en las situaciones más graves, huir y moverse sola, haciéndose incontrolable. Y si, los desarrolladores tenían que colocar algún factor que haga más difícil el huir y esconderse de los enemigos. Las peleas con los bosses serán difíciles, Fionna tendrá miedo y deberás aprender a ingeniártelas con Hewie y a utilizar algún elemento del ambiente para salir airosa.

Los puzzles serán todo un desafío también, habrá de varias dificultades, algunos de lógica y otros más del estilo intuitivo. Los escenarios serán un laberinto en si mismos y descubrir los objetivos no es simple, este no es un título lineal.

Haunting Ground es un juego que puede lucir repetitivo, pero no lo es. Cuatro enemigos en total en todo el juego, cada uno de ellos representa un reto distinto y nuevo. Las estrategias que utilizaste contra uno, son inútiles contra otro. Su inteligencia artificial es muy variada. De algunos podrás esconderte, de otros no te quedará más que huir porque siempre te encontrarán. Además, y para hacerla más complicada, los ambientes están llenos de trampas y objetos sumamente peligrosos que pueden matar a Fionna. Existen muchísimas situaciones en las que puedes terminar ganándote una muerte segura, dolorosa (y quizás, divertida de ver.)




A ver ¿Qué falta? ¡Claro! Si algo hace único a este juego es su temática, su historia y sus singulares personajes. La búsqueda de la inmortalidad, la imposibilidad de crear vida, el impedimento de traer al mundo lo que ya se nos quitó. Los celos, la envidia, el deseo, el egoísmo. Bajo estos tópicos se desarrollan varios personajes, uno de ellos quizás muy inocente (o mejor dicho, troglodita) para darse cuenta de su propia crueldad; otro víctima del rechazo de un superior por simplemente no poder hacer aquello para lo que no fue hecho. Y otros más, cada uno de ellos relacionados entre sí, pero con sus propios fines, en los que Fionna se verá entrometida, ya sea por casualidad o por ser demasiado ingenua y no darse cuenta de que no debe meterse donde no la llaman. Ella no se dará por vencida y continuará en el camino para encontrar la verdad.

Se destaca dentro de lo bueno también el apartado sonoro, sobre todo su banda sonora. Las melodías ambientan muy bien en cada situación y transmiten diferentes sensaciones: tenemos melodías relajadoras como Precious Hewie o Endless Demento, canciones que resuenan en escenas clave pero que no buscan alterar al jugador. No sucede así con las destinadas a ponernos los pelos de punta, cada jefe tiene una música característica que sirve a modo para avisarnos que se acerca y debemos escapar.




El voice acting no está mal, pero algunos personajes carecen de realismo expresándose de forma algo sobreactuado.

Como mayor punto negativo se puede mencionar a la inconstancia narrativa, ya que el juego plantea un argumento muy interesante pero la historia termina yéndose para cualquier parte durante su desarrollo y sentiremos que escapamos y recorremos escenarios sin sentido alguno, sin tener una finalidad. Cerca del final la historia retoma un clímax argumental, pero por alguna razón en este momento la ambientación pierde el tono lúgubre, y la paleta de colores usada en los escenarios se torna más cálida y fantasiosa, dándonos la sensación de no estar frente a un juego de terror.



Haunting Ground es precioso estéticamente; simple en jugabilidad y enfermo y retorcido en argumento. Repite la fórmula del brillante Rule of Rose, pero lamentablemente no es capaz de llevar una misma línea argumental y estética de principio a fin. De todas formas, es de los mejores survival horror del catálogo de Playstation 2. En pocas palabras, es una versión mejorada de Clock Tower 3, con una historia nueva jamás contada. Vale mucho la pena.


Nota Final:

7.2

Comments