Heretic Review By Darko

Heretic
                                            Review por Darko



Introducción

De la mano de ID Software vimos nacer los dos títulos considerados los inventores del género más popular de la actualidad: Wolfenstein 3D y Doom. Quién hubiera imaginado por aquellos años dorados que ambos nombres evocarían hoy nostalgia y tantos buenos recuerdos en la memoria de muchos videojugadores, tanto veteranos como no. Y no es para menos. No son simples juegos de culto dejados atrás, son menesteres e insignias que marcaron un antes y un después, y que al mismo tiempo sirvieron de inspiración para muchos desarrolladores. Heretic es uno de esos “abandonwares” surgidos en base a la popularidad del famoso Doom, pero que en comparación, no consiguió ser recordado por tantos. Creado por Raven Software, aprovechando la versatilidad del motor de Doom, el juego nos propone un mundo diferente pero igual de caótico, con peligros y sensaciones equiparables a las que nos brindó su primo. Hoy voy a hacer justicia por mano propia y asegurarle un lugarcito a este memorable shooter en primera persona. Sin más preámbulos, espero que la reseña sea de su agrado.


Argumento

La historia que nos narra Heretic transcurre en un mundo de fantasía muy obscuro. Un trío de demonios, los Serpent Riders, se dispone a dominarlo. Para ello, someten a este dominio a todas las razas que habitan el susodicho mundo, exceptuando la de nuestro protagonista: Corvus, el elfo. Al resistir esta esclavitud, los Sidhe son considerados herejes, y se procede a darles caza. Nuestro objetivo, desde este punto, será acabar con nuestros nuevos adversarios, a través de tres desafiantes capítulos.

El universo de Heretic deja respirar un aire terrorífico y épico a la vez, donde la magia y los objetos milenarios serán nuestros guías.






Jugabilidad

Las armas son básicamente las mismas que las de Doom, sólo que adaptadas al universo medieval. Aunque podamos darnos cuenta de que en la práctica presentan notables diferencias, es innevitable encontrar similitudes en el arsenal. Tenemos a nuestra disposició, por ejemplo, los guantes, que funcionan de la misma manera que funcionaba la motosierra en Doom; o un báculo que dispara proyectiles de fuego, que en este caso haría las veces del lanzacohetes. De todos modos, todo el armamento está bien diseñado y pensado para ser alternado según los enemigos o la situación. El bastón que se nos da al comienzo es el artilugio más básico, que nos ayudará a abrirnos paso en los primeros momentos del juego. En cambio, la ballesta o el arma de esferas azules hacen la diferencia en cuanto a potencial, aunque los gustos y estrategias variarán según el jugador.

Poseemos, además, de diversos ítems que podremos recolectar para activarlos según nos convenga. Pociones, anillos de invulnerabilidad, libros que aumentarán parcialmente el poder de nuestra magia, alas para volar, incluso un curioso hechizo que convertirá a nuestros adversarios en gallinas, por mencionar algunos. Cabe mencionar que los mapas están plagados de pequeñas pociones que aumentan levemente nuestra salud y de municiones de todo tipo; esto hace que no se vuelva frustrante, es un elemento que lo vuelve adictivo y, en cierta manera, dinámico.

Los niveles en Heretic no sólo son complejos, sino también difíciles, aunque el concepto para superarlos es básico. Nuestro objetivo será encontrar llaves de colores para abrir compuertas y continuar avanzando hasta la meta. También estarán presentes las áreas secretas. En el camino nos toparemos con una gran variedad de enemigos, algunos voladores, otros capaces de atacarnos a larga distancia, otros más rápidos; desde gárgolas hasta magos, pasando por moles, hombres-reptiles y cabezas flotantes. En sí, la idea de tener que encontrar siempre las mismas llaves se puede tornar un poco repetitivo, pero el juego no deja de ser entretenido, y cuenta con diversos modos de dificultad para los más veteranos (o para los masoquistas).

Como ya sabrán los que hayan jugado a Doom, los niveles están distribuidos entre tres episodios; cada uno narra un trecho distinto de la trama. En realidad, no existen, técnicamente hablando, demasiadas diferencias entre ambos juegos, salvo lo ya mencionado. Incluso los famosos barriles explosivos han sido reemplazados con elementos fantasiosos, y la jugabilidad se desarrolla casi de igual manera, equilibrando de forma correcta la acción y la exploración.






Gráficos

La calidad gráfica cumple casi a la perfección. La estética de las armas es muy vistosa, al igual que la de los monstruos. Si bien los escenarios están muy bien orquestados, entre algunos se notan muchísimas similitudes, como si vagáramos por el mismo mapa, pero modificado. No todos los niveles de Heretic presentan grandes cambios entre sí. A pesar de esto, las texturas coloridas, en especial al disparar las armas, son una verdadera belleza. Alternando entre cavernas, castillos y exteriores, nos toparemos con lagos de lava, laberintos y arquitecturas demoníacas.

Sonido

Debo admitir que el soundtrack me ha impresionado en ciertas instancias. No porque sea trascendental, sino porque algunas pistas se han quedado revoloteando en mi cabeza. Ciertamente, encajan muy bien y armonizan con la atmósfera. Mayoritariamente, la música media entre lo tenebroso y lo ancestral. Aún así, sigue siendo un apartado que no sobresale (o por lo menos esa impresión me dió a mí), debido a que es engullido por otros aspectos.

Los sonidos de los disparos resultan muy agradables y aportan cierta magia. En sí, los sonidos en general aportan mucho a la sensación terrorífica que se puede experimentar en algunas partes.




Conclusión y calificación

Es un título que recomendaría, no sólo a los aficionados a Doom, sino a los aficionados a los FPS en general. Sí, acepto que, en gran medida, es un clon del idolatrado juego de ID Software. Pero realmente vale la pena darle una oportunidad a esta joyita, su universo y los desafíos que propone lo valen. Más que nada porque es una alternativa adicional para los que estén buscando algo de la vieja escuela.

Si te gustó Heretic, no te olvides de probar sus secuelas, Hexen: Beyond Heretic y Heretic II

NOTA FINAL:
8
Comments