I'm Not Alone

                                                         Review By Lunatika

Hoy toca reseñar un videojuego salido este año que de alguna forma revive la esencia del survival horror de los juegos de la vieja escuela y trae consigo bastantes situaciones de terror notables.

A primera vista, I’m Not Alone parece un juego con un gran potencial que mantiene la antigua esencia de los juegos que verdaderamente pueden llamarse survival horror y que hoy en día son tan escasos. Lo cierto, y lamentable, es que esta primera impresión dura muy poco.

Nos ponemos en la piel de Patrick Weber, un exorcista que es contratado por una anciana local para liberar a una antigua mansión de las garras de un poder sobrenatural. La naturaleza le ha dado un regalo divino: él tiene el don de pasar desde el mundo de los vivos al de los demonios. Una premisa digna de un buen relato de horror. Una sinopsis como esta atraparía a cualquier fan del horror y terminaría comprando el juego.

Pero la pura verdad es que jugar I’m Not Alone será una de las más frustrantes experiencias de tu vida. El juego tiene la perspectiva en tercera persona y una de las primeras cosas que nota el jugador al comenzar es el bajo rendimiento del juego en general. Teniendo una PC que sobrepasa por mucho los requerimientos recomendados, el juego no corre a más de 30 FPS. Pero la ironía es que el apartado gráfico del juego es vulgar. Hubiese lucido bien hace unos 6 ó 7 años atrás, pero en 2010 esto es intolerable, incluso tratándose de un juego independiente. Un nivel de optimización mediocre sin duda alguna. 




Detallando más el bajo nivel gráfico, notamos ya desde un principio el pobre modelado de los personajes (que son muy pocos, por cierto), el poco trabajo de las texturas y sobre todo los bordes, que lucen serruchados como si se tratase de un juego barato del año 2000. Y de los rasgos faciales y movimientos mejor ni hablar. Estamos frente a un juego que presenta personajes con movimientos robóticos.

Por otro lado, Los escenarios no ayudan a disfrazar esta asquerosa calidad visual ya que son igual de simples, con texturas lavadas y sin mucho detalle.

Sin creen que he llegado a lo peor del juego lo que mencioné más arriba no es ni la sombra. Esperen a ver el sistema de combate y la jugabilidad en general ¡Por favor! Nunca en mi vida jugué algo así. Es simplemente horrendo. Me da vergüenza ajena por la desarrolladora ¿Cómo un estudio puede permitir que un título como este salga a la venta? ¿No tienen testers?

Primero que nada y lo más aberrante del combate es el casi nulo sistema de detección de daño que tienen los enemigos. Cada uno de ellos al aparecer en escena monta una especie de show “mírame te voy a matar”. Si llegamos a acertarles un golpe (con las dagas o la ballesta, las únicas armas del juego) en ese momento no les haremos daño alguno. Esto es totalmente ridículo. Debido a ciertos glitches, cada enemigo tiene cierto timming para ser atacado y si no lo reconoces terminarás desperdiciando preciosos disparos. No porque la munición escasee, para nada, es infinita; sino porque la única arma con la que contamos, una ballesta, tiene un retroceso y tiempo de carga eternos, (y bueno, no mencionemos utilizar las dagas porque realmente son un suicidio.) Debido a estos ridículos momentos de invulnerabilidad, nuestro protagonista recibirá golpe tras golpe y moriremos rápidamente hasta que nos acostumbremos (porque claro, el juego es injusto: nosotros no tenemos momentos de inmunidad.) Los jugadores menos pacientes abandonarán el juego a los pocos minutos, se los aseguro.




Otro elemento irritante del combate es la imposibilidad de equipar nuestras armas en todo momento. Digamos que sólo podemos utilizarlas en el mundo demoníaco. Este factor no es algo que me haya molestado mucho pero puede que a otros jugadores no les agrade. Ahora sí, lo increíblemente fastidioso es no poder equipar las armas cuando estás caminando o corriendo, hay que detenerse para hacerlo. Y lo peor: No puedes correr con la ballesta equipada. Inmundo.

En cuanto al resto de la jugabilidad, tendremos la posibilidad de realizar las acciones propias del género survival horror. Una linterna estará a nuestra disposición para ayudarnos en las zonas más oscuras, que por cierto son muchas. Algo que acotar sobre este sistema: al utilizar la linterna el juego cambia la perspectiva a una cámara en tercera persona On-shoulder (Al estilo Resident Evil 4) lo que dificulta la visión y termina dejando como inútil a la pobre lámpara. Como sugerencia, aumenten el brillo y la gamma de su monitor.

Existen varios puzzles en el juego, es casi lo mejor que ofrece el juego, (un poco de luz entre tanta oscuridad). Muchos de ellos simples pero lo bueno es que son variados y le dan un toque digno al juego. Además tendremos otros un poco provocadores ya que su proceso de resolución implicará enfrentarnos a enemigos si fallamos.

Volvemos a lo malo, el sonido es desastroso. El voice acting da naúseas. No, no exagero. Es horrendo. El acento de la mujer que nos recibe al principio del juego es repugnante, habla como si no tuviese dientes pero lo cierto es que en las animaciones se ven claritos dentro de su anciana boca. Y en cuanto a Patrick, digamos que tiene un acento forzado que cae en cliché: su voz suena como el típico héroe americano que hace chistes a sus enemigos de los que sólo él se ríe.

Los sonidos son repetitivos. Los gritos de los enemigos y los ruidos ambientales no se destacan. Y en cuanto a la música, suena el mismo tema en todo el juego. No hay variedad.

¿Qué más queda? ¡Ah si! Debo mencionar esto. Los tiempos de carga son insoportables. Ya que de por sí es frustrante morir fácilmente presa de nuestros enemigos, al recargar un save game tendremos que soportar cerca de 50 segundos en la pantalla de carga. Es demasiada la espera.

A todo esto, muchos dirán “¡Qué juego de mierda!”, tienen razón, lo es. Entonces se preguntarán ¿Qué te hizo terminarlo? (porque jamás hice una review de un juego que no completé). Bueno, digamos que la historia es atrapante. Al comienzo del juego leemos el diario del antiguo propietario de la mansión, apellidado Van Gruber, y conocemos los oscuros y atroces actos que fue capaz de hacer con tal de traer a la vida a su amada. Poco a poco vas descubriendo el oscuro misterio del lugar y te comprometes con el personaje. Y si bien la historia no cierra de manera épica, I’m Not Alone tiene uno de los momentos más WTF! de los juegos de horror de este año: el nivel del pantano en el que nos enfrentamos a las prostitutas no muertas asesinadas por Van Gruber es inolvidable (que por cierto, están desnudas y lanzan un gemido de dolor/placer al morir). Y no es el único momento bizarro del juego. Si existe una razón para terminar este juego es experimentar los ridículos momentos que deberían causar miedo, pero que divierten y nos matan de la risa. (Creo yo, están puestos ahí apropósito.)


 Conclusión:

En síntesis, I’m Not Alone es un juego con un aspecto técnico repugnante y es eso lo que no lo ayuda. Teniendo un potencial para revivir el género survival horror, no lo logra. No porque carezca de elementos propios del género como otros títulos, sino porque es casi injugable. Realmente, se pasa. Yo soy tolerante con los juegos independientes, pero este título es demasiado. Reto a quién quiera y sea paciente a terminarlo, porque si algo tiene de bueno es que es una experiencia única. Divertida… pero masoquista a la vez.


 Puntuación
Comentarios
 2.0 Jugabilidad: Frustrante sería una palabra para definir el sistema de combate, pero aún así me quedaría corta.
4.0
Gráficos: Simplemente imagina que estás jugando un juego del año 2000. En esas épocas hubiera lucido bien.
2.0
Sonido: Nunca en mi vida he visto un Voice Acting tan malo. Y como dato curioso, por alguna razón hay líneas de diálogo que no han sido dobladas del alemán al inglés.
 4.0 Historia: Tiene potencial pero no llega a nada.



Nota Final:
3
Comments