Lone Survivor

                                                            Review por Lunatika



Mientras muchos gamers pregonan que el survival horror “está muerto”, por la escena Indie surgen títulos como Lone Survivor, que llegan para llenar ese vacío en el género que otros videojuegos superventas, como Alan Wake o Dead Space, no pueden completar. Soledad, angustia, escasez de balas y una atmosfera inquietante son sólo algunos de los atractivos que te esperan en este survival horror 2D creado por el desarrollador de Soundless Mountain.

Jasper Byrne es el nombre de su creador, un desarrollador independiente que crea sus propios videojuegos bajo el sello Superflat Games. Dice ser fanático de Silent Hill 2, lo cual es bastante obvio, sobre todo si jugamos Lone Survivor, en este último juego hay muchísimos guiños y similitudes relacionadas con el citado juego del Team Silent.

 


El videojuego que nos toca analizar hoy comienza de forma típica: nos presentan a un personaje que debe sobrevivir en un escenario post apocalíptico. Si bien esto no suena muy novedoso, Lone Survivor ejecuta esta idea de una manera interesante, ya que nuestro protagonista no sólo no recuerda su nombre sino que también esta completamente solo. Para recrear la soledad del protagonista, Byrne recurre a elementos similares a los vistos en otros survival horror que reflejan la situación de nuestro personaje en el ambiente. Es por eso que recorreremos pasillos silenciosos, oscuros, húmedos, muy similares a los vistos en Silent Hill 2. Aún así, no todo lo que trae Lone Survivor es una copia 2D de survival horror anteriores, también incorpora elementos novedosos que le dan a la aventura un aire de estar jugando algo único.

Dentro de lo más llamativo de la propuesta de Lone Survivor está la jugabilidad. Este es sin duda el apartado más fuerte del juego, junto con la ambientación, claro. Desde un inicio se nos da bastante libertad a la hora de encarar nuestra forma de sobrevivir. Podemos jugar al estilo old-school, ahorrando balas y ocultándonos de los enemigos. O podemos también matar a todo aquel que se cruce en nuestro camino, claro que el conseguir las balas no va a ser tan fácil, hay que hacer unas tareas extras si quieres tener las balas suficientes para jugar al estilo “Rambo”. Y bueno, si crees que eso es todo, Lone Survivor incorpora también un nuevo factor, el factor bienestar. Nuestro protagonista tiene que comer, dormir, tomar medicinas, beber agua o café, eso y otras tareas cotidianas que son realmente necesarias para vivir día a día. Entonces, el jugador no sólo decide de qué forma el protagonista encara a los enemigos, sino que también toma todas las decisiones en relación con la salud y el estado de ánimo de nuestro amigo. Podremos decidir si jugar con un sobreviviente que cuida de si mismo, o jugar de forma autodestructiva, al punto incluso de llevar a nuestro personaje hacia la locura. Lo interesante de todo esto es que la forma en que juguemos cambia completamente el curso y el final de la historia.

 

Además, a pesar de verse simple, Lone Survivor incorpora un montón de easter eggs y sidequest que motivan mucho al jugador a explorar todos los escenarios. Los niveles esconden secretos por doquier que todo fan del survival horror old-school va a apreciar. Hacía mucho tiempo que no jugaba un juego con escenarios que me transmitan la intriga a través de cada puerta. Esto, sumado a lo dicho en el párrafo anterior y a la fragilidad de nuestro personaje, convierte a Lone Survivor en un verdadero survival horror.

Algo que cabe destacar es el tratamiento que se le da a la locura en el juego. Es interesante que Lone Survivor deje ver de forma tan natural la locura de “You” (así se “llama” el personaje) al punto de darnos opciones como hablar con las plantas o con nuestro propio gato. Sin duda el desarrollador quiso mostrar que nuestro protagonista está más solo de lo que el título indica. Su locura además se ve reflejada en las decenas de escenas y decorado surrealistas que encontraremos a lo largo del juego.

 

La historia de nuestro juego en cuestión también gira en torno a la soledad, la locura y la desesperanza. Y al mejor estilo de David Lynch, mezcla el relato de la supervivencia diaria del protagonista con un viaje al interior de su mente. De esta forma nos la pasaremos experimentando una dualidad mundo real-mundo alterno,  algo que también vimos ya en Silent Hill y juegos como Deadly Premonition. Lone Survivor nos da también múltiples finales, pero ninguno de ellos termina de atar todos los cabos sueltos, en cada uno quedan demasiados interrogantes y preguntas abiertas a la imaginación del jugador. Esto viene dado en parte por su forma de narrarnos la historia, de manera muy sutil y surrealista, con situaciones y diálogos que podemos interpretar de varias maneras. Este tipo de narración puede que no guste a todos los jugadores, pero es el ideal para aquellos fanáticos de Silent Hill que tengan ganas de plantear teorías sobre un juego nuevo.


En cuanto al apartado gráfico y como pueden ver en los screenshots, Lone Survivor es un survival horror en 2D en el que el personaje se desplaza de forma lateral. A pesar de que apunta claramente a imitar los diseños 8bits de los años ’90, el nivel de detalle de todos los modelados y los escenarios es grandioso, todo fanático de la estética “pixelada” va a encontrar en Lone Survivor uno de los mejores ejemplos en cuanto a gráficos se habla. Muchos títulos que siguen su línea como Home no presentan escenarios recreados de manera tan minuciosa, en general suelen tener texturas más simples para no saturar nuestra vista de pixeles in-entendibles. Sin embargo, si se diseña bien, se puede lograr un resultado muy refinado como el visto en Lone Survivor.

Finalmente, en lo que respecta a sonido, se echan de menos voces en los personajes, pero considerando que se quiere recrear una onda retro al 100%, esto puede perdonársele. Los efectos de sonido ambientales son los clásicos en el género y cumplen muy bien, junto a la iluminación logran crear una atmósfera sombría que no tiene nada que envidiarle a otros survival horror de empresas más grandes. Lo curioso es que algunos de los sonidos que aparecen en los menúes parecen reciclados de forma directa de Silent Hill 2, supongo que Byrne literalmente lo hizo, al fin y al cabo es su juego favorito. Y no puedo olvidarme de la banda sonora, compuesta por él mismo también, la cual es lo suficientemente creepy como para no pasar desapercibida.

 

Conclusión: 

En tiempos donde el survival horror agoniza, Lone Survivor fue capaz de evocar en mí sensaciones de intriga y desesperanza que no vivía desde la generación de la Playstation 2, y que quizás en esta generación sólo me la dieron juegos como Deadly Premonition, Siren Blood Curse o Amnesia. El videojuego de horror no está muerto, pero por desgracia el survival horror parece que se extingue. Si esto llegase a pasar, al menos estoy segura que Lone Survivor será más recordado que las últimas entregas de sagas como Silent Hill, Resident Evil o Alone in the Dark, que no han hecho más que burlarse de sus seguidores y en mayor o menor medida, perdieron su esencia.

Jasper Byrne no sólo ha hecho un gran homenaje a su videojuego favorito, sino que también sin darse cuenta ha creado un título que para cualquier fanático del horror y de la aventura grafica se ha convertido en todo un must-play. Imprescindible. 


Nota Final:

9.5

Comments