Scratches: La guarida del miedo

                                                                                    Review By Lunatika

 

En las paredes de tu hogar, los ecos de horrores pasados siguen resonando…

 

Scratches es una aventura de horror independiente desarrolla por la compañía argentina Nucleosys en 2006. Lo más curioso de este juego quizás sea que fue desarrollado en sólo 2 años y por básicamente dos personas: Agustín Cordes, jefe de diseño y programación y Alejandro Graziani, encargado de la dirección de arte. Indie con todas las letras, pero Indie del bueno.


 


¿Por dónde empezar? Scratches es una aventura gráfica point & click con una jugabilidad tradicional. En ella tomamos el papel de un escritor profesional, quien después de lograr que una de sus novelas se convierta en un best-seller, decide mudarse a una mansión victoriana de Blackwood en busca de inspiración para su próxima obra. Su nombre es Michael Arthate y gracias a su amigo Terry consigue esta residencia. Fascinado por la arquitectura gótica y lo oscuro, Michael sabe que ese es el lugar perfecto para comenzar a escribir su próximo trabajo.

La historia de Scratches comienza de una forma simple, para enredarnos cada vez más en el pasado de la mansión y termina atrapándonos del todo. Está muy bien logrado el transfondo histórico del lugar, revelándonos poco a poco cada vez más datos, para terminar conociendo el horror detrás de todo. Ahora bien ¿Qué lleva a Michael a investigar el oscuro pasado de la familia Blackwood? Rasguños. Rasguños que oye durante las noches, cuando el silencio se apodera del lugar. Cerca de las chimeneas, en el sótano, resuenen constantemente de forma rítmica. Son los mismos rasguños que volvieron locos a los dueños anteriores. Los rumores atribuían este suceso extraño a una maldición que venía siendo arrastrada por culpa de una máscara africana que James Blackwood (el primer dueño de la mansión) había robado.

Lo cierto es, Scratches es un verdadero juego de horror con una historia muy bien desarrollada. La clasificaría dentro del relato de horror extraño, ya que el juego nos ofrece pistas que dan a predecir un final totalmente sobrenatural, cuando de hecho, no lo es. ¿O si? Eso es lo bueno de Scratches, el final inconcluso, pero de buena forma, deja en el jugador la puerta abierta a la imaginación acerca del origen de ciertos sucesos y del final en sí.

 

No hablaré más de la historia porque no es intensión revelarles nada. Otro punto fuerte que podemos destacar, y que quizás sea lo mejor del juego, es la ambientación. Scratches es uno de las pocas aventuras gráficas que he jugado que han sido capaces de transmitirme una atmósfera de soledad, tétrica y a su vez claustrofóbica de esa forma. La perspectiva en primera persona es ideal para transmitir este tipo de sensaciones.

 

Los sonidos y la música dark ambient contribuyen a que el jugador se sienta dentro del juego, el nivel de inmersión logrado es increíble. La banda sonora es compuesta y producida por Cellar of Rats y está compuesta por 19 temas instrumentales capaces de evocar sentimientos como la depresión, la soledad, la opresión y la desesperación.

 

No existe una amenaza contundente en Scratches, el horror del juego no se basa en sobrevivir, sino más bien en los oscuros sucesos revelados tras la investigación que se lleva a cabo durante todo el juego. Recuerda en varios aspectos a Dark Fall, aventura gráfica de horror con una mecánica similar y una ambientación parecida, pero no tan envolvente. También podemos citar a el clásico The 7th Guest como otro de los juegos con escenarios y forma de exploración similares.

 

Scratches es un juego cuya dificultad se basa en la capacidad de observación del jugador. Es claramente una aventura de difícil que no recomiendo jugar si no estás familiarizado con este tipo de juegos. Como es propio del género, habrá determinadas acciones que deberemos realizar obligadamente  si queremos que el juego avance. En el hall principal tendremos un reloj que marcará la hora. Guiándonos gracias a él, ciertos hechos sólo ocurrirán si previamente hicimos algo para que el tiempo del reloj avance. De otra manera, podemos recorrer toda la casa hasta cansarnos, que la aguja no se moverá. A su vez, la aventura se divide en días y en cada uno de ellos se desarrollan sucesos específicos. Puede que obtengamos determinado objeto y que sepamos para qué sirve, pero si antes no resolvemos cierta situación “X”, ese puzzle no podrá ser tratado. Este sistema lo he visto en otros juegos como los son la saga Gabriel Knight o Darkseed.

En primera persona, el entorno gira 360º dándonos la posibilidad de explorar todos los rincones de cada habitación y entorno. Aunque esta opción puede ser desactivada del menú, si lo hacemos, avanzaremos por pantallas, al estilo Myst. Los controles son intuitivos, poseemos un inventario en el que se irán guardando todos los objetos relevantes que encontremos, los cuales también son examinables con una lupa y combinables entre sí. Los puzzles son de inventario básicamente: recoger objetos, combinarlos y usarlos en determinado lugar. Lo dificultoso de esta tarea es que en Scratches casi todo objeto es interactivo y todo lo que hay en una habitación tiene una descripción. Tendremos que aplicar un poco la lógica si queremos dar con el lugar correcto para usar algo de nuestro inventario. Quedarse atascado en el juego es más que normal.

Algo que quiero destacar también es que en este juego, a diferencia de otros en su género, el protagonista no se dedica sólo a observar. Michael ofrece su punto de vista sobre muchas cosas. Es un personaje con todas las letras, es más que un par de ojos que miran. Los desarrolladores supieron trasmitirnos su miedo y angustia a los jugadores.

Cabe mencionar también que se incluye un sistema de ayuda, el cual puede ser activado en las opciones (como en muchas AG) que se basa en pistas que se van mostrando periódicamente a medida que avanzamos.



 

En cuanto a la gráfica, estamos frente a una aventura gráfica 2D a la antigua, con escenarios bastante detallados. Aún así, este es el punto más flojo del juego. La resolución del juego es 800x600 y no nos ofrecen posibilidades de cambiarla, algo que hace ver al juego un tanto atrasado para el tiempo que salió, y ni hablar de hoy en día. Por esta razón creo que planean el relanzamiento de su versión Director's Cut, la cual será ahora compatible con Win 7 y Linux y ofrecerá mejoras gráficas. Si algún día tengo la suerte de comprar esa versión, obviamente tendrán la review de mi parte.

La escasez de cinemáticas es otro factor negativo, aunque digamos que el juego se las ingenia bastante bien para relatar todo in-game en base a textos y voces. Sólo existe una animación de comienzo y otra de cierre de la aventura. Y ni hablar de los personajes, porque no nos encontramos a nadie en todo el juego, lo que hará la experiencia un tanto monótona en ciertos casos.

De todas formas, se destaca el nivel de detalle de cada escenario y creo que debemos quedarnos con ello. Podremos analizar muy de cerca todo tipo de objetos, incluso aquellos que no aportan nada al desarrollo, como objetos decorativos o alguna que otra fotografía.


 


Conclusión

En conclusión, Scratches es una aventura que recomiendo a conocedores de las AG que quieran pasar miedo sensorial. El sonido es el maestro aquí y es quien nos trasmite casi toda sensación. Esto, sumado a la espeluznante y atrapante historia a modo de enigma, hacen que este título sea una experiencia casi única, aunque guarde similitudes con antecesores ya citados, claro.


Nota Final

8.2

Comments