Limbo
                                            Review por Lunatika


Tenebroso, silencioso y maravilloso. Limbo es un videojuego de plataformas 2D que nos embarcará en un viaje asombroso, pero cruel; oscuro pero a la vez mágico. Formaremos parte de una aventura sin igual, en la que controlaremos a la silueta de un niño sumergido en un mundo en el que sólo se respira soledad.


Limbo es un proyecto independiente que fue desarrollado por PlayDead en 2010 y lanzado de manera exclusiva para la consola Xbox 360 ese mismo año. Para el agrado de muchos gamers, ese contrato de exclusividad fue temporal y no es hasta luego de un año de su lanzamiento original en la consola de Microsoft que podemos jugarlo en Windows y PS3. La versión que nos llega a quienes tuvimos que esperar un año entero para jugarlo contiene algunas mejorías, ejemplos de ello son la opción de selección de capítulos y algunos niveles extra que no existían en la versión de 360. 

 

A todo esto ¿Qué tiene de especial Limbo? Se trata de un juego que te atrapa desde el primer trailer que ves, desde el primer screenshot. ¿Por qué? Simplemente su estética y la atmósfera que presenta lo hacen único. Es un título que enamora a primera vista. No es de extrañar que haya levantado tanto hype dentro de los juegos Indie y descargables. De hecho Limbo recibió muchísimos premios a “Mejor juego Indie del año” y también fue el videojuego más descargado de XBLA en 2010. Ahora, la pregunta del millón ¿Limbo mereció semejante hype? ¿Es Limbo “la obra maestra” que todos proclaman? Sigan leyendo y lo descubriremos juntos.

 



Primero que nada, si hay algo que le otorga excelencia a Limbo, y hace que rompa todo tipo de barreras en cuanto a innovación se refiere, es su narrativa. Eso y su estética. Limbo es capaz de trasmitir una especie de historia y sensaciones sin presentar texto alguno. Sin presentar sonidos o voces. Limbo es la prueba de que el silencio es también una manera de hacer sonidos, como una vez dijo también el maestro Akira Yamaoka. Así pues, no todo es perfecto en este aspecto. Ya que Limbo no tiene un argumento y prácticamente puede decirse que tampoco tiene historia. Sus herramientas narrativas son el gameplay y la atmósfera, ambas se aplican de manera interesante y novedosa. Pero, lamento decir que Limbo no da lo que tiene que dar. Se trata de una historia gráfica casi al 100% pero el gameplay no está trabajado de manera tal que sea una herramienta narrativa poderosa y que entendamos con sólo jugar qué está pasando en todo momento. De hecho a mitad de camino se convierte en un juego de puzzles plataformero sin sentido argumental alguno y termina dando un aplastante y decepcionante final. Algunos se preguntarán ¿Qué pretendo? Digamos que cuando se crea hype en torno a una cosa y encima se lo compara con otra cosa que ya es una obra maestra de por sí… Para ser directa, Limbo fue comparado con Braid y yo al jugarlo esperaba un juego al nivel de Braid y Limbo no es, bajo ningún sentido, un título al nivel de Braid. El videojuego de PlayDead fue aclamado por su narrativa y por su carga emocional. Lo cierto es que Limbo comienza muy bien y pierde el hilo narrativo muy fácilmente, para terminar como ya he dicho, siendo un plataformas más en el que sólo lo salva su dirección de arte y su excelente diseño de puzzles.

 

Por cierto, ya que menciono su arte ¿Por qué no hablar de la estética? Digamos que este apartado es lo mejor de Limbo y es lo que lo convierte en un must-play. No existen videojuegos que utlicen una paleta de colores similar, ni que sean capaces de manejar tan bien la temática dual y opuesta de ternura y crueldad que presenta este juego. El silencio forma parte de su estética. No podemos hablar de banda sonora, porque no existe, pero si podemos decir que tiene unos efectos de sonido satisfactorios. El juego maneja muy bien este aspecto y es capaz de trasmitir soledad cuando lo desea. Y también es capaz de romper ese aislamiento y ponernos los nervios de punta con algún sonido alarmante o con alguna escena cruel e inesperada que delata la presencia de un ambiente hostil en continuo movimiento, y la presencia de enemigos, sólo en ocasiones.


 



Volviendo al tema de la narrativa ¿Cómo es que el gameplay se relaciona con ella? No se relaciona de ninguna manera y ese es el problema de Limbo. Si se quiere contar una historia sin textos algunos, al menos el lenguaje corporal, los movimientos y la interacción con el ambiente deben funcionar como narrador. Limbo se limita a ser un excelente juego de puzzles, con enigmas excelentemente diseñados cuya dificultad aumenta a medida que avanzamos el juego y varían en el modo de resolución, todos exigen que se piense de manera diferente. No hay dos puzzles iguales. Realmente estoy muy satisfecha con este aspecto de la jugabilidad, pero sinceramente creo que si PlayDead pretendía darle una mejor narrativa al juego al menos debió otorgarle sentido al “mover cajas”. Limbo falla en justificar cientos de cosas y es por eso que se debe decir, con todo respeto, que el hype que se creó en base a su narrativa y su historia no le es merecido para nada.

 

En definitiva, Limbo tiene un sistema narrativo novedoso mal aplicado a una historia que nunca se cuenta (y que no existe), pero muy bien utilizado para trasmitir sensaciones en el jugador y comunicarse con él. Limbo nos provocará miedo, ternura, lástima, etc, y multitud de sensaciones más. Limbo también nos hará plantearnos preguntas acerca de la vida y la muerte y gracias a su sistema de “aprender sobre la muerte.” (elemento robado tomado prestado de Braid) aprenderemos de nuestros errores. En Limbo será necesario morir si es que quieres aprender a avanzar en la zona. De hecho en varios momentos morirás sin poder remediarlo y sólo así te darás cuenta de cómo resolver el puzzle y progresar en el juego.

 



A todo esto, surge una nueva pregunta ¿Acaso se sabe con exactitud que pretendía PlayDead con Limbo? El juego comienza con una carga emocional muy fuerte que shockea al jugar. Soledad, muertes crudas y necesarias, cadáveres por doquier, apariciones de seres enigmáticos de vez en cuando. La temática de la muerte se refleja en todo momento en esta instancia del juego. Eso es hasta llegar más o menos a la mitad de la aventura, donde la premisa de Limbo cambia prácticamente al 100% y nos terminamos encontrando en una fábrica en la que moveremos engranajes, cajas e imanes hasta finalizar la aventura y terminar con uno de los finales más desconcertantes y descolocados de los videojuegos de plataformas. Constantemente pareciera que estamos en búsqueda de una pequeña niña que vemos varias veces en el juego, quien simula estar enterrando algo. Lo que recalcaría como un error de narrativa sería la poca constancia de Limbo en mantener ese objetivo. Hasta la primera mitad de juego la búsqueda de esta niña parece ser la meta principal del juego. Sin embargo, al llegar a la fábrica y notar que este escenario se vuelve larguísimo, olvidamos cuál es nuestro propósito en Limbo. Olvidamos que estamos buscando a alguien. Y [SPOILERS DEL FINAL DEL JUEGO] al llegar al final del juego, y ver a la niña una vez más, ya no lo sentimos como un objetivo cumplido. Sentimos que ese encuentro con la niña es un elemento totalmente colgado, sacado de una galera y metido con calzador, que no se ajusta para nada con lo que veníamos viendo hasta entonces en el juego (cajas, engranajes, imanes, palancas, etc) y para colmo, una vez que encontramos a la niña, el juego termina sin dar explicación alguna. [FIN SPOILERS] Decepcionante. Pero ¿Acaso yo puedo juzgar a Limbo por no presentar una historia sólida si quizás no la necesite? No sé las pretenciones de PlayDead con respecto a este título, pero claramente no es culpa de ellos que haya surgido un hype que le otorgue cualidades a su juego que realmente no tiene. Limbo como juego de plataformas cumple, y muy bien.

 




Conclusión:

En definitiva, Limbo es un videojuego con un sistema de puzzles excelente. Un gameplay simple pero eficaz. Presenta una narrativa y estéticas novedosas. Se nota el riesgo que tomó PlayDead, pudieron no ser aceptados cuando desarrollaron este videojuego que rompe todo tipo de barreras en estos aspectos. Sin embargo, el nulo argumento, la mediocre historia y la inconstancia temática del título lo dejan como algo que pudo dar mucho más. De todas formas Limbo tiene la capacidad de impactar tanto en el jugador a nivel visual que les aseguro que no se arrepentirán de jugarlo. No merece el hype que se le otorgó ni es el mejor plataformas de la historia ni es “el hermano oscuro de Braid”. Es un videojuego 2D que te enamorará visualmente, y a la vez te horrorizará como ningún otro lo ha hecho. Hará que lo ames y que lo odies a la vez. Hará que te aburras y que te diviertas. Sentirás ternura y rechazo hacia él. En definitiva, todo será ambiguo acá ¿Por qué? Porque jugamos en un Limbo y eso es una experiencia difícil de olvidar.



Lo bueno:

-El apartado visual en su totalidad. Excelente dirección de arte.

-Su duración: es la justa para un juego de plataformas de este estilo.

-Excelente diseño de puzzles.

-Sin diálogos, textos o música es capaz de comunicarse con el jugador de una manera nunca antes vista...


Lo malo:

-... o eso sucede durante la primera mitad de juego al menos. Llegando a los últimos episodios este vínculo entre jugador y videojuego pierde fuerza.

-Nulo argumento. Historia mediocre.



Nota Final:

9

Comments