Amnesia: The Dark Descent

                                                                            Review por Lunatika



Ya es hora de que le haga justicia a Amnesia The Dark Descent y que escriba el análisis que se merece, para que todos ustedes que me siguen sepan cuál es mi opinión sobre el videojuego más terrorífico de la historia de la PC. Debo confesar que cuando se anunció, no me cautivó desde el inicio. Había jugado los tres Penumbra, y si bien me habían gustado, no llegaron a impactarme tanto como otros videojuegos del género. Es por eso que incluso una semana antes del lanzamiento de la demo Amnesia, yo miraba los trailers diciendo “Y... otro Penumbra más…”. Obviamente estaba equivocada. Me bastó sólo con probar cinco minutos de la demo para saber que Amnesia The Dark Descent prometía ser el título que salvaría el género de horror en los videojuegos.

Y así fue, casi tres años después de su lanzamiento estoy analizando “EL videojuego” de terror de la generación. Amnesia The Dark Descent no sólo dejó a millones de jugadores sin pegar un ojo por varias noches; sino que también inspiró a muchísimos desarrolladores Indie y demostró que cinco personas pueden hacer videojuegos del calibre de empresas como Activision, EA Games o Capcom.  

Desde un comienzo Amnesia nos anuncia que no es un videojuego para ser ganado, sino que es una experiencia. El mensaje da a entender que los desarrolladores quieren que el jugador se meta en la piel del propio protagonista y se sumerja en la atmósfera. Este recordatorio es la base del juego. Amnesia se perfila un poco como The Path, The Graveyard o Dear Esther en ese sentido. Es un videojuego en el que es imposible perder, ya que si “morimos”, la partida recargará exactamente en el mismo lugar o incluso más adelante. El juego no nos pone trabas, sólo quiere que experimentemos el más puro y crudo terror.




“Redímenos Daniel. Desciende a las tinieblas donde Alexander espera y asesínalo.”

La historia de este juego hace honores a su título. Nos presenta a Daniel, un personaje que despierta en una fría habitación de un castillo gótico sin recordar siquiera su nombre. La cita que leyeron más arriba es parte de una nota que Daniel deja así mismo en el pasado, para recordarse su única misión: asesina a Alexander. Desde este momento emprenderemos un viaje que se presenta como el descenso hacia la cámara central del recinto, donde está nuestro enemigo.

Amnesia The Dark Descent utiliza una narración de estilo lovecraftiano, planteando los sucesos con un ritmo lento y descriptivo; contándonos la mayoría de las cosas a través de flashbacks y de visiones que tiene Daniel sobre el pasado de otras personas que vivieron allí. Es por eso que no es de extrañar que la historia en si misma recuerde a “The Outsider” (El Extraño o El Intruso), un relato de Lovecraft que parece ser la inspiración máxima de este juego.

Cuenta con tres finales diferentes, los cuales pueden obtenerse fácilmente en la primera partida.


Sálvese quien pueda!

El apartado jugable de Amnesia es muy similar al que ya vimos en la saga Penumbra, sólo que esta vez se eliminó por completo el combate. Estamos ante un juego de exploración y resolución de puzzles por sobre todas las cosas. Pero para sorpresa de muchos, los rompecabezas que plantea no son los tradicionales del género de aventura. Amnesia The Dark Descent aprovecha al máximo las físicas de su motor gráfico y se las ingenia para darnos puzzles que requieren una interacción con el escenario muy interesante. Se nos da el control del personaje en primera persona, con un estilo de movimiento más similar al shooter en primera persona que al de la aventura gráfica. Es decir, nos movemos con el clásico WASD del teclado y no al estilo point & click. De esta forma tendremos total libertad de observación de los escenarios.

Lo bueno de Amnesia es que los puzzles son lógicos y que están bastante bien incorporados a la trama. La coherencia de los acertijos es algo que siempre preocupe a la hora de jugar una aventura gráfica. Podemos estar ante una historia maravillosa, pero si estamos atascados ante un enigma ilógico para abrir la puerta de una heladera por horas, las ganas de jugar se van rápido. Sin embargo, aquí no habrá momento en el que no sabremos qué hacer,  ya que Amnesia nos propone puzzles del tipo “encuentra tal objeto” o “interactúa con tal dispositivo”. De esta forma, nos obligará a explorar al máximo los escenarios, lo cual hace que se generen más situaciones de miedo y tensión.

Un punto interesante de la jugabilidad es que, además de incorporar un medidor de salud de nuestro personaje, Amnesia The Dark Descent cuenta con un medidor de cordura, el cual es más importante. Básicamente nuestra salud no importa demasiado, cualquier enemigo nos va a derribar de dos golpes. En cambio, nuestra cordura determina el comportamiento del personaje y el nivel de control que tenemos sobre él. Daniel, el protagonista, perderá cordura al presenciar sucesos paranormales, al escuchar ruidos y al pasar mucho tiempo a oscuras. Y mientras más baja sea nuestra salud mental en el medidor, estaremos más propensos a perder el control de Daniel. Incluso se puede llegar a una última instancia en la que el protagonista se tumbe en el suelo, se arrastre y comience a gritar. En ese momento podemos darnos por muertos. Sin embargo, hay distintas formas de no caer en la locura. Para ello tendremos en nuestro inventario un farol, que consumirá aceite, pero que necesitaremos para iluminar los ambientes y permanecer tranquilos. También encontraremos varios yesqueros que nos servirán para encender velas y lámparas desperdigadas por los escenarios. Y en el caso que necesitemos recobrar salud o cordura, podremos encontrar en los escenarios ítems de curación.




El miedo como nunca antes lo sentiste...

El punto más fuerte de Amnesia es sin duda su capacidad para trasmitir miedo al jugador, y es este factor el que lanzó el juego a la fama. Desde mi infancia vengo jugando todo videojuego de horror que puedo, y para mi sorpresa, cuando probé Amnesia me di cuenta que estaba frente a algo que nunca antes había experimentado. Lo que voy a decir solamente va a ser comprendido por aquellos videojugadores que experimentaron el juego ni bien salió en 2010 y no años después, con el boom de los Youtubers gritones. Amnesia The Dark Descent, al igual que la película Blair Witch y en cierta medida Silent Hill 2, logró asustar al jugador con la expectativa y “lo que está por venir”, pero que al final no llega nunca. Frictional Games nunca reveló en ningún trailer cómo lucían los enemigos del juego; y muchas de las personas que lo jugaron ni bien salió confesaron que lo habían terminado sin siquiera saber cómo lucían enteramente los bichos. De hecho, en el primer análisis que publicamos aquí mismo junto a Teff en 2010, decidimos no colocar imágenes de los enemigos porque NADIE los conocía. No queríamos cagarle la sorpresa a ningún jugador. Es una pena que ese misticismo se haya perdido.

Habrá quien se hará el duro, y jugará teniendo en la mente la frase “sólo se trata de un juego y que no es para tanto”. Si, esto es cierto. Yo siempre digo que el verdadero miedo se siente en carne propia, no en una película o videojuego. Pero hay una belleza masoquista en dejarse seducir por lo que nos quiere ofrecer Amnesia. Es que al fin y al cabo, a nadie le gustaría vivir los horrores del juego en la vida real, y creo que la mejor forma de disfrutar el terror es través de una pantalla. Y entonces, me atrevo a decir que Amnesia es la mejor forma de hacerlo. No existe otro videojuego que te sumerja tanto en su atmósfera y que te abstraiga a otro mundo. Que te haga sufrir. Fatal Frame 3, Silent Hill 3, Hellnight y Condemned Criminal Origins son de los pocos juegos que he nombrado alguna vez como los más terroríficos que existen, pero creo que ninguno de ellos logra que el jugador sienta tanta adrenalina.




Apartado técnico: gráficos y sonido 

Al tratarse de un estudio independiente, es esperable que el apartado técnico del juego sea la  parte menos lograda. Frictional Games en 2010 era un estudio formado por cinco personas y todos los juegos que nos han traído han sido montados en un motor gráfico desarrollado por ellos mismos.  El mismo es denominado HPL en honor a Lovecraft, y fue utilizado desde el primer Penumbra. Para el desarrollo de Amnesia experimentó varias modificaciones técnicas, pero en esencia sigue siendo el mismo motor. Por lo tanto, las limitaciones del apartado gráfico son más que obvias y se notan bastante. Considerando que es un juego de 2010, le falta detalle gráfico en varios sentidos, aunque si pensamos en el género de aventura en particular, donde nunca hubo grandes proezas visuales, lo que trae Amnesia es más que suficiente.

Sin embargo, el juego presenta una gran cantidad de Bugs gráficos, casi todos relacionados con físicas. Si bien estos no arruinan la experiencia de juego para nada, probablemente los jugadores menos miedosos y más exploradores los noten en seguida. Es muy común quedarse atascado en un rincón; e incluso salir fuera de mapa si uno se lo propone. Y si el jugador es hábil, puede aprovechar estas físicas a su favor, y hasta lograr que los enemigos sean expulsados del mapa. Recomiendo que miren videos en Youtube si se quieren ilustrar mejor sobre lo que hablo. Podría dar infinidad de ejemplos, pero no tiene sentido escribirlos todos.

Pero esperen, no todo en el apartado visual es precario. A pesar de que los diseños de escenarios se repiten en muchos casos, Amnesia The Dark Descent presenta un juego de luces y sombras que cumple a la perfección su cometido: el recrear una atmósfera y ambientación asfixiante y claustrofóbica, completamente inmersiva.

Por supuesto, todo lo visual está coordinado con el apartado sonoro, el cual cumple con creces y es uno de los aspectos más cuidados del juego. La banda sonora no está muy presente durante el juego. Rara vez escucharemos alguna melodía. Sin embargo, las pocas veces que sonará una canción, la recordaremos para siempre. También habrá sonidos siniestros por doquier, corrientes de aire; temblores y sacudidas; gritos desgarradores y otros que nos harán pensar a cada rato que alguien, o algo, nos está siguiendo.

 



Palabras Finales:

Podemos concluir diciendo que Amnesia es un juego atípico. Hay muy pocos videojuegos que ofrecen una experiencia similar, y dentro de ellos se encuentran Penumbra, Cryostasis y Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth. Sin embargo, creo que Amnesia tiene una calidad que sobrepasa por mucho a todos ellos. Es un videojuego que todo el mundo debe probar, al menos una vez en la vida, y armarse de coraje para terminarlo. Y si eres fanático del horror y aún no lo juegas ¿Qué esperas? No sólo es un must play, es el ejemplo perfecto de cómo hacer una experiencia audiovisual destinada a causar miedo. Se los dice alguien que juega títulos de horror desde que tiene 9 años. No lo dejen pasar.


Lo bueno: 
 -Excelente ambientación 
 -La narración y la intriga que genera la historia 
 -Miedo asegurado 

 Lo malo: 
 -Demasiados bugs de físicas 
 -Repeticiones en el modelado de los enemigos y en el diseño de escenarios 
 -Poca rejugabilidad. Amnesia es un videojuego que impacta realmente sólo una vez y que será rejugado únicamente por los más fanáticos. 

 Lo feo: 
 -Que por culpa de Youtube haya ineptos que lo comparen con Slender


Nota Final:

8.5

Comments