Shadows of the Damned Review By Lunatika

Shadows of the Damned
                                                                            Review por Lunatika



Divertido, atrevido y bizarro como pocos, Shadows of the Damned es una propuesta de acción terrorífica que ha generado mucha expectación antes de su salida al mercado. El principal motivo ha sido el hecho de que detrás del desarrollo de este singular videojuego se encuentran tres mentes maestras del mundo de los videojuegos: ellos son Suda 51, Shinji Mikami y Akira Yamaoka. Un juego que cuenta con semejante plantel está destinado no sólo a ser seguido por los medios durante todo su desarrollo, sino también a convertirse con el paso del tiempo en un juego de culto.





¿De qué trata?

Desde el inicio Shadows of the Damned se plantea como un juego con un argumento simple y mucho sentido del humor. En él tomamos el papel García Hotspur un veterano cazador de demonios cuya novia ha sido secuestrada por el Señor del Mal, este hecho nos obligada a descender a los infiernos. Pero lo que no sabe el jugador hasta este punto es que… ¡Descenderemos a un infierno nunca antes visto! El juego de Grasshopper no se toma nada en serio, de modo que plantea a este mundo de tinieblas de una forma muy diferente a la vista en otros videojuegos.

Y es que el humor es lo fuerte del título. En un principio cuando se anunció,  todos esperábamos terror al estilo Silent Hill o Resident Evil. Shadows of the Damned está muy lejos de ello. ¡Este juego es una auténtica locura!  Y no sólo su ambientación es única (aspecto que detallaré más adelante) sino que también su narrativa es inusual. La historia se nos cuenta a través de cinemáticas ingame, diálogos en tiempo real (algo bastante infrecuente en los shooter) y algún que otro texto. Pero todo está muy bien cuidado. Está lleno de notas y relatos se pueden leer para enriquecer la historia, pero que a diferencia de otros videojuegos, en Shadows of the Damned leerlos es todo un placer, porque el humor que trabaja el juego es tan bueno que ayuda muchísimo a lograr que incluso jugadores que no leen terminen dándole una ojeada a estos relatos escritos.





Tiros, tiros y más tiros!

A simple vista la mecánica de juego parece tradicional, no muy diferente a la que utilizan la mayoría de los shooters en tercera persona de la actualidad. Sin embargo, algunos aderezos secundarios hacen de su jugabilidad algo único. Primero que nada, en  Shadows of the Damned todo, absolutamente TODO, se resuelve a tiros, incluso los puzzles. Es que nuestra arma no lanza municiones normales, no, también cuenta con el poder de la luz, y siendo la oscuridad el peor enemigo de todo el título, los disparos son quienes nos salvarán en todas las situaciones, especialmente cuando la penumbra se extienda por todos los escenarios.

Shadows of the Damned renuncia a los nuevos chiches de los TPS actuales y se presenta un poco más old-school, porque si bien usa una cámara on shoulder moderna, deja de lado el empleo de coberturas en los combates y la regeneración de vitalidad (en DAMNED! Se usan ítems para restaurarla) por ejemplo. En este título se aprecia más un tinte arcade del que carecen muchos shooters de la actual generación.





El juego presenta un par de puzzles, pero muy sencillos. Grasshoper le ha dado en el clavo con esto, y ha sabido interpretar que un título como Shadows of the Damned no necesita ser un desafío a nivel intelectual. La exploración también es casi nula, se trata de una aventura lineal en todo aspecto, por lo que jamás nos surgirá la típica pregunta “¿y ahora dónde debo ir? ¿Qué debo hacer?”. Se trata de un título fácil en todo aspecto en el que importa más la habilidad con los dedos que la perspicacia del jugador.

Algo que no me agradó de la jugabilidad es la repetición de situaciones. Si bien el juego está muy lejos de ser monótono y aburrido, es demasiado estructurado, esto se debe también a que el juego esté dividido en pantallas. No me gustó estar jugando y que cada vez que presentaban un nuevo jefe o una nueva tarea especial, tener que superarla 3 veces para terminar. De esta forma, cada jefe tiene 3 fases, las escenas de persecución tienen 3 fases, el minijuegos 2D consta de 3 pantallas. Creo que estructurar un videojuego así hace que no puedas jugarlo de corrido por muchas horas seguidas, por más que sea corto como Shadows of the Damned (que no dura más de 8 horas).





El infierno según Suda...

El punto más flojo de Shadows of the Damned es posiblemente el apartado gráfico. Si bien se trata de un videojuego con una estética más que sobresaliente, a nivel tecnología deja un poco que desear. El Unreal Engine es un motor que se puede trabajar con mejor eficacia. Aún así, el framerate se mantiene estable durante todo el juego y sólo se experimenta un pequeño retraso de carga de texturas en algunas animaciones o escenarios.

Por otro lado, las texturas no son de gran calidad y no presentan un nivel de detalle muy destacable, pero la iluminación si juega un papel central y es la responsable de darle a la estética del juego su identidad.

Otros aspectos:


En cuanto al sonido, la banda sonora compuesta por Yamaoka combina a la perfección con la narrativa y estética bizarras del título. Es enérgica y estrambótica, encaja a la perfección con el espíritu de Shadows of the Damned. Los efectos de sonido no se quedan atrás y el voice acting es lo mejor del juego. Como ya había dicho, el guión es genial pero si no es interpretado por buenos actores se pierde la magia. Pero el doblaje de Shadows of the Damned es de buen nivel, en todo sentido.





Conclusión:

¿Es Shadows of the Damned un videojuego de calidad sobresaliente? No, para nada. Pero refleja un estilo propio en todos sus apartados que hace que valga la pena ser jugado. Es un título divertido al 100% y trabaja con un humor pocas veces visto en un videojuego. Lo más negativo del juego quizás sea su corta duración y su nula rejugabilidad. Pero el resto de los aspectos (jugabilidad, gráficos, sonido, etc) están más que cuidados, no son de lo mejor que hay en el mercado, pero son buenos y con eso alcanza.

Lo bueno:
-El guión
-La estética, el buen uso de la iluminación
-El apartado sonoro
-Diversión asegurada
-Controles cómodos, para nada toscos

Lo malo:
-En cuanto a tecnología, se presenta un poco más atrasado que el promedio de los videojuegos actuales
-Argumento por demás simple
-Repetición de situaciones
-Nula rejugabilidad, ni siquiera presenta un modo "New Game+"


Nota Final:
8


Comments