The Binding of Isaac

                                                                        Review por Lunatika




Retorciendo de la manera mas grotesca jamás pensada a uno de los relatos bíblicos mas famosos, The Binding of Isaac es una asquerosa (pero adorable) aventura de acción basada en los clásicos juegos de mazmorras al estilo de Rogue. Este título sabrá ofrecernos un desafío complejo y frustrante para quienes no conocen la vieja escuela; y entretenido, adictivo y desafiante para quienes aman la mecánica de juego por Dungeons que tan olvidada estaba entre la mayoría de los gamers hoy en día


Corto pero interminable ¿Cómo es eso? The Binding of Isaac se vale de un sistema de generación de calabozos aleatorio. Ninguna partida es igual a la otra. No solo dependemos de nuestra habilidad con las teclas, sino de nuestra suerte. Nos presentarán al personaje de Isaac, un niño que vive solo con su madre, tranquilo, como todo niño. El problema es que su madre enloquece con la TV Cristiana y cree que debe ofrecer a su retoño como sacrificio a Dios, por lo que la misión de Isaac, lloroso y desnudo, será huir de su madre en un descenso a sus pesadillas infantiles, para finalmente matarla. Isaac paseará de mazmorra en mazmorra enfrentándose con todo tipo de enemigos, descendiendo cada vez más. Como dije más arriba, cada uno de estas mazmorras presentara un desafío aleatorio, de dificultad variable, de la misma forma que serán igual de aleatorios los beneficios que encontremos y las armas que tengamos disponibles. De esta forma, les puedo decir que si bien se trata de un juego que se puede terminar en media hora, esto no será usual, ya que parece hacerlo se necesita suerte, mucha suerte y saber dominar la mecánica de juego más o menos bien. Y aun así, aunque consigas lograr terminarlo en seguida, volverás a jugar, porque The Binding of Isaac cuenta con más de 100 enemigos y más de 300 armas/objetos que podrás usar a tu favor.

 




La dificultad del juego radica en su aleatoriedad. Pero no es el único factor que lo convierte en un juego difícil. Se trata en todo sentido de un juego arcade, y como los buenos de su género, es todo un desafío de paciencia y perseverancia. Una aventura de una sola oportunidad, en la que no podrás guardar el progreso dentro de los dungeons, por lo que si mueres en el descenso… tendrás que comenzar de nuevo. ¿Raro? Quizás en 2011 un juego así sea raro, pero hace 15 años los desafíos arcade eran algo mas común. The Binding of Isaac resucita los juegos de esos tiempos.

Metiéndonos mas en el sistema de juego, me gustaría decir que este juego tiene un sistema de desplazamiento y combate que se adapta mejor al joystick. Pero eso no quiere decir que sea imposible jugarlo con Keyboard. Todo queda a elección del jugador. Los controles pueden parecer un tanto toscos y rígidos para algunos jugadores, pero esto se debe a que siguen un patrón que hoy en día ya es considerado como obsoleto. Simplemente porque es antiguo y porque requiere un mayor nivel de coordinación para ser dominado a la perfección. Por este factor también el juego se ganó la fama de “difícil”. Dentro de las acciones básicas de Isaac, tenemos el disparar, el caminar y el colocar bombas. También tenemos teclas de activación de objetos. No existe un botón acción ya que todo elemento se activa al pasar sobre él.

Dentro de los objetos que podremos encontrar se encuentran las píldoras y las cartas de Tarot. Las primeras modifican genéticamente al personaje, por lo que otorgan una modificación permanente como puede ser mayor velocidad. Hay todo tipo de píldoras y muchas de ellas otorgan una modificación aleatoria. Las cartas de Tarot están dispersas por todo el juego, existen tantas cartas diferentes como las que hay en un mazo real de Tarot. Cada una de ellas tiene un efecto propio. Puedes utilizarlas cuando quieras, apretando la tecla indicada. Las cartas son objetos de un solo uso. Una vez activadas, se desechan. Existe otro tipo de objetos que permanecen en tu poder de forma permanente (o hasta que los reemplaces por otro del mismo tipo). Este tipo de objetos es activado por el jugador cuando quiere, de la misma forma que las cartas de Tarot pero puedes utilizarlos cuantas veces quieras. Solo debes esperar el tiempo de recarga del mismo.

Las salas de cada dungeon son variadas también. La mayoría son salas de enfrentamiento, en las que nos toparemos con varios enemigos a la vez. Pero también existen salas de regalo, salas tipo tienda para comprar objetos útiles a cambio de monedas, salas “arcade” en las que se nos premiará jugando ciertos juegos de azar, entre otras. Obviamente, hay enemigos del tipo “jefe de nivel”, y ellos se ubican en cuartos señalados con una calavera en la entrada. Todos los cuartos especiales están marcados con algún distintivo para que sepas de antemano con qué te vas a topar al entrar en ellos. Algunos de ellos estarán cerrados y tendremos que encontrar llaves para abrirlos. Otros están ocultos y sólo podremos acceder a ellos rompiendo una pared con una bomba. Existe de esta manera un componente estratégico, ya que deberemos decidir  si invertimos alguna de las pocas llaves en abrir tal puerta o no; o si gastamos el dinero comprando objetos en la tienda o si nos quedamos los ahorros y dejamos todo a merced de la suerte.





Diseñado por Edmund Mcmillen, The Binding of Isaac presenta una dirección artística muy característica y peculiar. Este diseñador independiente poco a poco va dándole una insignia propia a sus trabajos. Tanto el juego en cuestión como sus trabajos anteriores (Super Meat Boy, Gish, Aether) tiene el sello de Mcmillen en algún lado y es muy fácil notar eso.

The Binding of Isaac presenta una estética muy trabajada. Si bien a nivel técnico sus gráficos no son una maravilla, su dirección artística cautiva a primera vista. No sólo por presentar todo con una obscenidad y repugnancia singular, sino también por el carisma que logra la presentación del juego en si mostrándonos carismáticos personajes creados en estilo cómic. Se trata de uno de esos juegos que convierten en adorable lo grotesco, adorable a los ojos de todos. La banda sonora aporta por igual a construir la estética tan propia de este título. Carece de voces, por lo que no podemos evaluar un voice acting, pero las oscuras (y pegadizas) melodías son suficientes para acompañarnos en tal espeluznante aventura.

 

Conclusion:

En definitiva estamos frente a un juego simple, pero que ofrece muchísimas horas de diversión y todo un reto en cuanto a dificultad. Y por si fuera poco, se actualiza constantemente a través de Steam por lo que de vez en cuando tendrás niveles nuevos disponibles y más objetos para utilizar. Recomiendo bajar la actualización de Halloween si es que aún no lo has hecho, la misma trae incluso más personajes jugables, además de Isaac y los que ya venían en la versión original. Se lo recomiendo a todos los gamers "retro", fanáticos de los plataformas y de los RPG old shcool, ya que si sos de disfrutar del poderío gráfico y del realismo, este juego no es para vos.


Nota Final:

8

Comments