Stubbs The Zombie in: A rebel without a pulse

                                                                                                                        Review By Lunatika



Esta vez, el zombie eres tú…

 

Stubbs, The Zombie in a rebel without a pulse es fácilmente uno de los títulos de zombies más notables e innovadores que existen, siendo el primero en el que podremos de una vez por todas, ser nosotros mismos el zombie y dejar de jugar al superviviente como pasa en la mayoría de los juegos.

Estamos frente a un título brillante, como ningún otro. Totalmente innovador y una de las mejores opciones dentro del género zombie. En sí, es una aventura en tercera persona con buenas dosis de acción… bizarra. Creo que es la mejor palabra para definirlo.



 

Gráficos || 8

El apartado gráfico es modesto, pero todos sabemos que podría haber dado más. Esto es porque Stubbs, the Zombie corre bajo el mismo motor que Halo, y sabemos que podrían haber exprimido más este apartado. No muestra ningún potencial, aunque tampoco se dan Bugs gráficos notables. Los enemigos en pantalla son bastantes y no se experimentan variaciones de FPS.

Los escenarios son más que detallados, tanto los exteriores como interiores. No veremos texturas planas, de esas que dan la sensación que una habitación está vacía, todas tienen su detalle minucioso.

En cuanto a los personajes, bueno, están hechos siguiendo el toque caricaturesco y humorístico del juego. No buscan realismo en ningún sentido. Además, hay que destacar que en las animaciones los movimientos son bastante realistas, sobre todo el del protagonista: es un zombie que se mueve al más puro estilo de los muertos vivos del video musica de Thriller… Muy bien logrados todos gracias a la étnica de motion capture.

Aún así, visualmente es muy atractivo, ya que hay niveles en los que la imagen tiene determinados “efectos”. Por ejemplo, habrá escenarios que jugaremos en blanco y negro, otros en cepia y algunos con filtros desgastantes para que todo parezca de su época.



 

Sonido – Banda Sonora || 9

En este apartado no escatimaron nada. Al contrario, creo que es el más trabajado y es crucial en el ambiente del juego. La banda sonora es sublime, está conformada por temas clásicos de los años ’50 (época en la que se ambienta el título) reversionados por bandas pop actuales. Grandes Hits como Strangers in the Night, Lollipop y Mr Sandman se hacen lucir en algunas escenas. Aunque las podemos disfrutar mejor en un mini juego de baile que aparece por mitad de juego, que parece metido con calzador. Sinceramente, es un elemento colgado. Parece que los desarrolladores querían ponerlo a toda costa y no se les ocurrió un momento mejor. Como sea, es algo criticable, pero es mínimo a su vez.

En cuanto a las voces, digamos que el trabajo es bueno. Ningún personaje parece un robot cuando habla, es todo natural; Stubbs produce los sonidos guturales propios de un zombie y de alguna forma se hace entender. Los gritos y gemidos de las victimas cuando son devorados, mutilados o atacados de alguna otra forma son geniales, del mejor humor negro que existe.

 



Jugabilidad || 8.5

Tenemos muchísimas acciones para realizar. Quizás un punto negativo sea que cuando comienza todo lo único que podemos hacer es comer cerebros. Obvio, no está mal, pero las demás formas de ataque no son desbloqueadas tan rápidamente. No tenemos armamento a nuestra disposición, pero tenemos algo mejor. Como es propio del género, toda persona que mordemos se transforma en un muerto vivo, y lo mejor es que podemos controlarlos. No tenemos un control de sus acciones al 100% pero podemos usarlos para atacar a oficiales, como escudos humanos para defendernos o para que nos ayuden a resolver algún “puzzle” (normalmente esto consiste en quitar un determinado obstáculo de cierta forma del camino.)

En cuanto a nuestros “poderes”, obtenemos cuatro en total en todo el juego. El primero consiste en tirarnos un gas (si, una flatulencia.) cerca de los enemigos, que hará que estos se mareen del olor. Es muy cómico ver esto, la verdad. La segunda es la habilidad de quitarte el páncreas y arrojarlo en forma de bomba a los enemigos. El órgano se regeneraba con el tiempo. Luego te dan la posibilidad de quitarte el brazo, para controlar humanos a tu antojo, obligarlos a abrir puertas y demás acciones que necesites. Finalmente, Stubbs podrá sacarse la cabeza y usarla como si fuese una bola de Bowling, haciendo estallar todo lo que se cruce a su paso. Todas estas acciones están comandadas por una barra de energía individual, que se vacía una vez ejecutada la habilidad y luego se va llenando a medida que comemos sesos.



 

Algo más…

Lo más reprochable de Stubbs the Zombie es quizás su ausencia de argumento. Da la sensación de que los niveles son una sucesión de misiones sin sentido y cada tanto nos mandan una animación para recordarnos que está pasando, (al estilo de juegos sandbox), pero este juego no es un sandbox y ese es su problema. La historia se pierde mucho.

Si bien el juego es corto, debo decir que, es mejor así. Porque llegando a los últimos niveles da la sensación de que se acabó, no tiene más para dar y de alguna forma quieres que termine. Al principio el gore, la sangre, los sesos, el humor negro y demás nos mantienen pegados a la pantalla. Realmente es lo mejor del juego, pero llega un punto, cuando ya disponemos de las 4 habilidades y las exprimimos al máximo, sentimos que la aventura se vuelve aburrida. Pero, afortunadamente, cuando sucede esto, sólo quedan 2 niveles por terminar, y obviamente, no hay excusa, uno quiere seguir jugando para ver el final.

 



Conclusión:

Stubbs the zombie es un título que recomiendo para los que buscan algo diferente y sobre todo, a los fans de los zombies. Es único en todo sentido y creo que a nadie que guste del horror, decepcionará. Es un juego de clase B, que hay que saberlo apreciar. Cumple con lo que se plantea, no se puede esperar nada más. Tu dosis de sesos está aquí… tómala o déjala

 

Nota Final:

7.8

Comments