The Last Door

                                                        Review por Lunatika



La calidad de los proyectos gratuitos no deja de sorprenderme. Al ver pequeñas producciones como The Last Door ofrecer experiencias de tal calidad como la experimentada en estos dos episodios, se me ocurre que quizás Home y Lone Survivor se sienten un tanto pretenciosos al ser juegos “de pago”. Esta aventura gráfica desarrollada por The Game Kitchen tiene poco que envidiarles a sus hermanos pixelados y encima es ¡GRATIS! Y si se quiere sumar otro punto a favor, puede jugarse desde cualquier navegador.

The Last Door está siendo publicada en episodios. En este análisis me centraré en los primeros dos episodios, titulados The Letter y Memories. Los mismos sirven como introducción a la historia. Y la verdad. Sólo dejan con ganas de más.

 


Ese jueguito se  presenta como una aventura gráfica tradicional, situada en Inglaterra, a finales del siglo XIX. Comienza cuando nuestro protagonista, apellidado DeWitt, recibe una carta de su amigo Anthony, el cual le pide que viaje hacia su casa en Sussex. Y así nos veremos envueltos en un misterio que bebe claramente de lo mejor de Poe y Lovecraft sin caer en la burda copia, ya que también consigue crearse una identidad propia. Aún así, tiene sus pequeñas referencias a distintas obras de los citados autores, que si las has leído, creo que disfrutarás el juego incluso más.

Desde una perspectiva general, la propuesta jugable de The Game Kitchen es idéntica a lo ya visto en la aventura grafica tradicional. Moveremos al personaje a base de point & click e interactuaremos con nuestro entorno utilizando el mouse. El HUD solo muestra un inventario minimalista y simple. Las interacciones son de un solo tipo, simplemente haremos clic sobre el objeto para seleccionarlo y con un segundo clic indicamos con qué queremos que interactúe. El resto de la acción se hace sola. No tendremos multi opciones al estilo “Combinar, usar, recoger, observar”. The Last Door se inclina por la simpleza, y la aprovecha muy bien. No toma grandes riesgos en jugabilidad, pero no los necesita tampoco. 

 

Los puzzles en su mayoría están bien implementados en la trama y son lógicos. Quizás existan deslices en el primer episodio, pero la segunda parte, Memories, termina por mejorar este apartado.  De hecho, muchos de ellos aportan un componente surrealista y simbólico que es muy digno de ver. Quiero aclarar de todas formas que no se trata de una aventura particularmente difícil. Incluso los puzzles con soluciones menos pensadas se tornan fáciles de resolver debido a que las opciones de interacción son limitadas. Lo tomo como algo muy positivo. Me molestan demasiado las aventuras que proponen un inventario de tres páginas llenas al punto de no saber qué combinar con qué.

Me gustaría mencionar también que en el segundo episodio añadieron a su vez diálogos interactivos en los que podremos elegir distintas opciones. También destinaron más tiempo a secuencias del tipo “cinemáticas” en las que interactuaremos con la historia de una manera más inmersiva.  Este tipo de implementaciones me parece que ayudan mucho a la narración y a que el jugador se enganche. Con sólo ver el inicio del segundo episodio sabrán de qué les estoy hablando.



A nivel visual, y creo que no hace falta aclararlo, es excesivamente retro. Y debido a eso, arrastra los problemas que las aventuras de antaño tenían, como por ejemplo, el pixel hunting. Muchos de los objetos necesarios serán difíciles de encontrar. Pero por lo demás, creo que el estilo 8bit le sienta más que bien. Los chicos de The Game Kitchen han sabido lidiar con las limitaciones impuestas y nos traen un producto que derrocha detalle y hermosura visual por todos los rincones. Se nota mucho el esfuerzo que le han puesto.

Aunque si he de mencionar un apartado que sobre sale, ese es el sonoro. A pesar de la falta de voces en los personajes, la banda de sonido es magistral y realmente dan ganas de aplaudir de pie al compositor. Y no me refiero sólo a la música. Cada sonido ambiental cumple su rol central en lo que es la atmósfera, que resulta ser inquietante y oscura como pocas he visto en juegos del tipo Pixel Art.


Palabras Finales:

Al terminar el segundo The Last Door sentí algo horrible. Una angustia insoportable ¡Faltan demasiados meses para jugar la tercera parte! Si bien los eventos de The Letter fueron lo suficientemente intrigantes como para querer seguir jugando, debo admitir que Memories es un episodio con mucha más fuerza narrativa y un ritmo bastante más llevadero. Sumado a que han mejorado muchísimos los puzzles, creo que si esto sigue así, puede que The Game Kitchen tenga entre manos una aventura memorable. Espero que poco a poco este pequeño proyecto salga más a la superficie a medida que se publiquen los capítulos restantes. Me sentí muy a gusto al ver que Gamespot ya incluye una reseña. ¡A esperar nomás… y con muchas ansias! 

Lo bueno:
-La ambientación en general 
-El gran esfuerzo en el pixel art 
-La banda sonora. Impecable. 

Lo malo:
-Algunos puzzles parecen ilógicos
-Pixel hunting 
-El apartado tecnológico atrasado

Nota Final:

8
Comments